Pin It

Publicidad engañosa de fórmulas lácteas: Almirón 2


Anoche cenaba con Sam en un restaurante pequeñito cerca de casa y tenían la tele encendida, en casa casi nunca encendemos el televisor, y por simple azar, mientras cenábamos, pasaron una publicidad que me molesta particularmente; la del Almirón 2.

Se trata de una publicidad de fórmula láctea, o leche artificial, que viola - digamos que disimuladamente - el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, pero esa supuesta sutileza, es lo que a mi parecer, la hace aún más desagradable y perniciosa. Aprovecho, para aclarar de antemano, una vez más, por si acaso, que con esta entrada no busco atacar a ninguna madre, ni mucho menos demonizar la leche de fórmula, simplemente emitir mi opinión, acerca de un anuncio publicitario que me desagrada y que creo podría ser muy dañino para las madres indecisas y ecuánimes de las cuales hablaba en un artículo anterior.

Véanlo y enseguida lo comentamos:







Empecemos por el inicio del anuncio: "Desde el principio has protegido a tu bebé [una mujer gestante se acaricia la panza] y la lactancia materna es fundamental para ello..." ¡y mientras la narradora dice esto enseñan a un bebé tomando biberón! ¿Doble mensaje o son ideas mías? No sé por qué, pero esta parte de la publi me recuerda un test en PowerPoint que circulaba hace años por internet en el que pasaban los nombres de los colores, escritos en otro color y te pedían leerlo en voz alta. Luego seguía una explicación de lo que percibía el cerebro y lo que intentaba leer a la vez y cómo se  confundían.

Era algo así:

Azul
Amarillo
Naranja
Verde
Rojo
Negro
Blanco

Sigamos desglosando el anuncio: el bebé, sentado plácidamente en el regazo de su mamá, está rodeado de un extraño halo de luz azul, justo mientras están hablando de proteger al bebé, lo cual obviamente intenta transmitir el mensaje de que esta fórmula protege al lactante, creando una especie de barrera que lo vuelve "inmune", mientras la narradora está hablando de leche materna...

Y continúa: "... cuando decidas dejar de darle el pecho, puedes confiar en Almirón 2, su leche de continuación contiene una combinación única de fibras probióticas y vitaminas que ayudan al sistema inmunitario. Almirón 2, leche de continuación, ayuda al sistema inmunitario de tu bebé." Mientras que al lado de la lata figura el logotipo de la Asociación Española de Pediatría y escriben encima: "Almirón colabora con la Asociación Española de Pediatría".

Mi intención no es la de sobreanalizar las cosas, pero con la confianza ciega que tienen muchas personas en los médicos, enalteciéndolos casi como dioses, otorgándoles una autoridad de figura paternal, no me extraña que el texto que dice que Almirón colabora con la AEP, sea interpretado como "Ah, es que la AEP seguramente es muy rigurosa, y si colaboran con ellos, pues es una leche de confianza, así que esa debe ser la mejor elección." O bien pensar que si es una leche que parece recomendada por la AEP, da la sensación de que el mensaje y las alegaciones de su publi sean verdaderas, o que incluso presenten ventajas por encima de la leche materna...

Otro punto sutil que me desagrada de este anuncio es la manera en la que insinúan que está bien "decidir destetar" hacia los 6 meses de edad. en la parte en la que dicen: "cuando decidas dejar de darle el pecho", aparece la imagen de un bebé y bajo su cuerpo, se lee el rótulo "Víctor 6 meses", dando el mensaje implícito de que el destete es decisión de la madre y que está bien hacerlo a los 6 meses. Obviamente aquí no hay "correcto" ni "incorrecto", sólo existe un dúo, de madre e hijo, ambos igualmente valiosos, igualmente humanos y por ende con los mismos derechos. La decisión es de ambos. ¿No creen?

Recordemos, que está prohibido anunciar en contenidos de índole comercial las "ventajas" de la leche de fórmula, dado que lo ético y adecuado es promover la lactancia materna. Recordemos también, que la fórmula es un último recurso que tenemos a disposición en caso de haber agotado las 3 opciones anteriores, consideradas como más adecuadas por la OMS: la lactancia materna directa, la lactancia materna diferida, seguida de la leche humana donada.

¿Y ustedes qué opinan? ¿Este tipo de anuncios les producen ganas de gritarle al televisor?

Artículos relacionados:
Si quieres formar parte de nuestra comunidad de mamás, únete a nuestra página de Facebook, o síguenos por Twitter.

{Foto}

8 opiniones:

Diana dijo...

Ya he dado mi opinión en el fb, pero por si alguien se pasa por aquí... yo soy madre que da biberón por circustancias x y muy penosas, por cierto. Sigo dando el pecho a Ximena pero no me sale leche y soy su chupete, por así decirlo (y me encanta). Cuando decidí darle leche de fórmula al ver que la lactancia no fue exitosa, no me guié por anuncios de televisión, no quise Nestlé a pesar que mi madre me dijo que era la mejor, pero analicé todos los botes y al final acabé usando uno que no vi anunciado en televisión y que pone :"AVISO IMPORTANTE: La leche materna es el mejor alimento para el bebé. La alimentación con leches de fórmula sólo debe iniciarse cuando la lactancia materna no sea posible o resulte insuficiente y siempre por consejo médico." Quizás el texto tiene también pod dónda pillarle para poder mejorarlo y que no resulte "engañoso", pero es, de lo que yo vi, la única marca que dice esto. Y ya que no había conseguiso lactar, ni poder sacarme leche, tampcoo convencí a mi marido de darle leche de otra madre (y eso que la encontré) :(, mi última opción fue esa... y dentro de lo que pude me guié no sólo por su calidad si no también por su publicidad.
Me parece muy triste que por este tipo de anuncios haya madres que se puedan plantear la posibilidad de dejar la lactancia o incluso no iniciarla Y_Y

Carol dijo...

Siempre me había fijado en este anuncio, y fíjate lo que son las cosas, que siempre había pensado y dicho que no me gustaba. Hay otra versión anterior en que aparece la madre dando teta y justo en la imagen siguiente la misma madre y el mismo bebé, tomando biberón.
Mi chico siempre que lo hemos visto me dice: mira, el anuncio que no te gusta.
No sé si estoy demasiado sensibilizada con el tema, pero es que después de ver el análisis que has hecho del anuncio... cada vez tengo más claro porqué no me gusta. Desde luego, es publicidad engañosa.
Un beso!

SHAKTI dijo...

¡¡¡Muy buenooooo!!!
Te felicito :) a mi me encanta hacer ese tipo de análisis que haces tú con los anuncios :)
Son un poco como la religión, te quieren hacer creer que te transmiten algo que en realidad no es, y que el mensaje real se cuela sutilmente por debajo de mente consciente...
Y al final, lo que se cuela es lo que hace el efecto!!!
Bendiciones <3

Paula dijo...

El de Puleva Peques 2 tampoco tiene desperdicio

Mother Power dijo...

Wow pues yo entendi que despues de dar pecho a tu bebe existe una mejor leche que darle y es la de ellos y como esta avalado por la asociacion de dioses pediatricos.. pues que mejor!!! creo que figuraciones tuyas no son.. claramente se ve como quieren influenciar a tantas mamis vulnerables....

R R dijo...

yo ya aprovecho para recordar el engano que son las leches de continuacion....una verguenza!
extracto del libro "Mi niño no me come", del Dr. Carlos González
(pediatra) en donde se habla de que no es necesario darle a un niño
leche de continuación (tipo 2) a partir de los 4-6 meses:

La leche de continuación es un invento comercial sin apenas uti­lidad
práctica. En Estados Unidos, la Academia Americana de Pediatría
recomienda dar, a los bebés que no toman el pecho, la misma leche
durante todo el primer año. La OMS también opina que las leches de
continuación son innecesarias.

¿Para qué se inventaron, entonces? Muy sencillo. La ley pro­hibe, en
muchos países (incluido España), hacer publicidad de la leche de
inicio. Pero la mayoría, por desgracia, no prohiben la publicidad de
la leche de continuación. Así que para los fabri­cantes es ideal
disponer de dos leches con el mismo nombre, que sólo se diferencien
por el numerito.

La principal utilidad de las leches de continuación, según la ESPGAN,
es que son más baratas. Como la leche artificial es cara, las madres
con menos recursos que dan el biberón pueden sentirse tentadas a
introducir antes del año la leche entera de vaca, lo que no sería muy
conveniente. Una leche que, sin ser tan adap­tada a las necesidades
del niño como la de inicio, saliese más bara­ta, podría resultar útil.

¿Sin ser tan adaptada? En efecto. La leche de vaca tiene un exceso de
proteínas, más del triple que la leche materna. Éste es uno de sus
mayores peligros; un bebé no puede metabolizar una cantidad tan grande
de proteínas, y puede enfermar gravemente. La fabricación de la leche
artificial consta de varios pasos, uno de los cuales es quitar la
mayor parte de las proteínas. No es fácil quitarle las proteínas a la
leche. Si no hay que quitarle tan­tas, resulta más fácil de fabricar
y, por tanto, más barata. La ESPGAN parece creer que la diferencia de
precio será sustancial; pero, al menos, en España la diferencia para
el consumidor es muy pequeña.

No es que la leche de continuación sea mejor para los bebés mayores.
Es peor que la leche de inicio, porque está menos adap­tada. Pero los
bebés mayores tienen capacidad suficiente para metabolizarla y la
pueden tolerar. Naturalmente, la publicidad de la industria láctea
intenta darle la vuelta a la tortilla y vender la leche de
continuación como «enriquecida en proteínas para cubrir las
necesidades en aumento de su hijo».

¡Menuda tontería! Las necesidades de proteínas de los niños disminuyen
a medida que crecen,10 desde más de 2 g por kilo de peso y día al
nacer hasta 0,89 entre los seis y nueve meses, y 0,82 entre los nueve
y los doce. Un niño de 8 kg necesita 7,12 g de proteínas al día, que
puede obtener con 790 ml de leche mater­na (una ingesta totalmente
razonable), o con 550 ml de leche de inicio (en la leche de inicio
siempre dejan un poco más de pro­teínas de las que tiene la leche
materna para intentar compensar su peor calidad).

El mismo niño, tomando 500 ml de leche de con­tinuación, recibiría 11
g de proteínas, mucho más de lo que nece­sita... y eso sin contar las
proteínas de los cereales o del pollo que pueda comer.

No se deje engañar por la publicidad; el exceso de proteínas en la
leche de continuación no es ninguna ventaja para su hijo, sino sólo un
desecho industrial.

Ramón Soler dijo...

Estupendo análisis, Louma ¡!!

Nosotros también nos ponemos malos cuando los vemos.
Estos anuncios quieren abarcar mucho más de los escasos casos en los que la leche artificial sea necesaria. Pretenden manipular y engañar para hacernos creer que son equivalentes a la leche materna y que protegen al bebé de la misma manera.

Obviamente, como no lo pueden decir descaradamente, los publicistas buscan ingeniosas estrategias de confusión mental. Hay que reconocerles el mérito, pero no deja de ser despreciable.
Cosas como "cuando decidas dejar de darle el pecho”, la “combinación única de fibras probióticas y vitaminas que ayudan al sistema inmunitario” o la luminosa barrerita protectora, claman al cielo.

Saludos

Ileana Medina dijo...

Buen análisis semiótico :-)

Creo que la Asociación Española de Pediatría debería prohibir usar su nombre en productos comerciales, ya sea leche, pañales o galletas. A mí me choca cada vez que lo veo. No veo el nombre de otras asociaciones de médicos en otros productos comerciales, solo en los productos infantiles. Imagino que son sus patrocinadores y de ahí sacan la pasta para funcionar, no? Pero deberían usar otro tipo de convenios.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana