Pin It

Lactancia Materna y Desarrollo del Lenguaje


Share/Bookmark
Todos somos conscientes de la necesidad de estimular el lenguaje desde las edades más tempranas y también cada día sabemos más, sobre las ventajas de la lactancia materna, para la salud de nuestro bebe. Sin embargo, no son tan conocidos los beneficios de la lactancia materna para el desarrollo posterior de las habilidades relacionadas con el lenguaje y su influencia en crear las bases para un correcto proceso fono-articulatorio.

En las últimas décadas se han realizado numerosos estudios odontológicos que relacionan la falta de la lactancia materna con posibles anomalías dentomaxilofaciales, Guerra y Mujica (1999), Planells P, y otros. (2000), Martín y Mohr, (2000).

Para poder producir los sonidos del lenguaje utilizamos unos órganos anatómicos que han de tener un buen posicionamiento y un adecuado tono muscular. Utilizamos maxilares, paladar duro, paladar blando, lengua, labios y una apropiada sincronía respiratoria. Estos mismos órganos, son los que utiliza el bebe en el amamantamiento. Cada vez que es amamantado pone en macha un complejo movimiento de coordinación muscular. Los músculos orbiculares de los labios, son ampliamente ejercitados al succionar y este continuo esfuerzo tiene a su vez una importante influencia sobre el crecimiento fisiológico de la mandíbula, que al nacimiento se encuentra retraída con respecto al maxilar superior, alcanzando su posición correcta alrededor del 8º mes. Por otra parte, la lengua con su contracción rítmica va ocupando su correcta posición configurando el paladar, sin olvidar una respiración exclusivamente nasal, estas acciones desarrollan un equilibrio craneofacial armónico y fortalecen la musculatura oral. Tras este proceso se puede considerar que el bebe estará preparado para la llegada de la primera dentición, favoreciendo el desarrollo adecuado de las funciones más complejas como son la masticación.

En la Facultad de Odontología de Sevilla, se realizo un estudio en 1600 niños preescolares, con objeto de conocer los efectos que sobre el aparato estogmatognático podía tener la lactancia materna. Concluyeron…”que la lactancia materna, mediante un sistema neural dispuesto para captar el pecho materno, realizando, eficazmente la succión, favorece un correcto posicionamiento de las arcadas y con ello, una buena oclusión dentaria, entendiendo por oclusión, las interrelaciones entre los dientes superiores e inferiores, cuando las arcadas están cerradas. Evita los apiñamientos y facilitan la respiración nasal eliminando el patológico efecto de una respiración oral y sus consecuencias en el desarrollo articulatorio fonético”.

¿Que nos podemos encontrar en la alimentación con biberón?, los movimientos de succión que realiza el bebe con la tetina, son más pasivos y el trabajo de los músculos de la boca, más pobre. La tetina es más larga y gruesa que el pezón materno, por lo que, la lengua queda más inmovilizada en la base de la boca, no favoreciendo con la misma intensidad el avance y retroceso de la mandíbula. Los labios tampoco sellan con la misma fuerza, iniciando un proceso de respiración bucal. En general, la menor ejercitación del movimiento muscular, puede disminuir la estimulación del crecimiento y la forma de la boca, condicionando la aparición de futuros problemas de oclusión.

Toda nueva información es bien acogida y hemos de tenerla en cuenta para nuestras orientaciones diarias a las familias que nos llegan y se encuentran en proceso de vinculo y maternage, pero concluiré diciendo que el desarrollo del lenguaje es una suma de factores, biológicos y educativo-ambientales como un adecuado control de la alimentación, amamantamiento, introducción de semisólidos desde que aparece el primer diente, no prolongar el uso de chupetes y el biberón etc. y la imprescindible estimulación que recibe el bebe desde su nacimiento.

Encontré este excelente artículo la semana pasada en el blog de Aral, Atención Temprana y Familia. Se titula Amamantamiento y Desarrollo Lenguaje, me sentí sumamente identificada con el texto por varias razones: por un lado como odontólogo pensaba escribir algo sobre el tema, y vi que ella ya lo había hecho y de forma muy completa y agradable a la lectura. Por otra parte, como mamá quería compartir con ustedes una razón más para amamantar, por si no hubiera ya suficientes ;)

Si te gustó este artículo, te invito a apuntarte a mi clase online gratuita donde trato este y otros temas relacionados :)


Foto © Heide Benser/Corbis

Si tienen alguna duda u opinión que quieran compartir al respecto; por favor no duden en plantearla en los comentarios.

Este artículo pertenece a la serie Lactancia Materna. Los demás artículos pueden leerse en los siguientes vínculos:

Lactancia Materna: No Tengo Suficiente Leche

Lactancia Materna: Mamá y Bebé Disfrutan y se Benefician

Lactancia Materna: Relación con el Parto

2 opiniones:

Anónimo dijo...

hola, esta pregunta no tiene que ver con el lenguaje porque mi bebe aun dice poquitas palabras (y toma mucha teta)pero si con tu profecion;el nacio con dientes con los dos de abajo el odontologo me dijo que se le caerian pronto pero aun los tiene y son diferentes alos otros que le salieron son amarillitos y asperos distintos de los que le salieron nuevos, sera que le van a durar hasta que vengan los definitivos?

Amor Maternal dijo...

Hola anónimo,
No mencionas la edad de tu bebé; pero según lo que comentas, si nació con esos dientitos ya en boca, se les llama "dientes natales". Podrían estar relacionados con una alteración endocrina no detectada, así que habría que comentárselo al pediatra para que lo tenga en cuenta. Por otra parte, suelen caerse cuando hagan erupción los dientes primarios (de leche), al igual que se caen los primarios al hacer erupción los permanentes. Por cierto, ¿te han dificultado la lactancia, o no los sientes?

Un abrazo y gracias por la visita, ya nos contarás más si quieres.

Louma

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana