Pin It

Crianza respetuosa: No te preocupes

Crianza Respetuosa: No te preocupes ı AmorMaternal.com

Me encanta este video del brillante Facundo Cabral, recitando su maravilloso poema No estás deprimido, estás distraído.


Y ustedes me preguntarán, ¿qué tiene que ver eso con la crianza? Pues aquel hermoso poema lleno de sabiduría nos puede transmitir muchas reflexiones que pueden ayudarnos en la relación con nuestros hijos:

  • El agradecimiento.
  • Vivir el aquí y ahora.
  • No preocuparnos.
  • Escuchar nuestro corazón.
  • No dejar que el bagaje social nuble nuestras decisiones presentes.
  • Hacer las cosas por amor, no por obligación ni por deber, entre muchas otras palabras llenas de sabiduría.
Hoy concretamente quiero hablarles de las preocupaciones, eso que muchas de nosotras cree condición sine quanon al devenir madres. Recuerdo que una gran amiga que también es madre, en medio de una larga conversación, más bien una visita telefónica, me comentó algo que quedó rondando en mi cabeza.

Hablábamos de crianza, y ella mencionó aquella mala costumbre que tenemos muchas de nosotras, de siempre advertir a nuestros hijos que alguna calamidad puede suceder con lo que están haciendo. No hablábamos de peligros reales, sino de esa vena sobreprotectora que tenemos muchas de nosotras que nos hacen decir cosas como "¡cuidado hijo! se te va a derramar el zumo". Y tal vez el niño estaba caminando de verdad con muchísimo cuidado, y tal vez otras veces no se le ha derramado, cuando se ha servido zumo solito, sin que lo veamos, y tal vez el vaso ni siquiera estaba tan lleno, y tal vez se iba a beber un sorbo y volverlo a poner en la mesa mientras que pensábamos que iba a caminar de la cocina al sofá con el zumo.

{Lee mi artículo sobre el beneficio de la duda}

Pero...

Al niño efectivamente se le derramó.

¿Por qué? No es que las madres tengamos un superpoder que nos permita predecir las cosas - bueno, con toda sinceridad, sí lo tenemos a veces, pero en esta ocasión sucede otra cosa - y es que nuestros hijos, tan buenos y complacientes, inconscientemente dejan de creer en ellos mismos, en su capacidad de hacerlo bien en ese momento, y ¡plof! desastre...

Scott Noelle, autor de The Daily Groove, muy frecuentemente citado en Amor Maternal, también ha hablado sobre este tema y muy gentilmente me ha permitido traducir y compartir con ustedes sus reflexiones al respecto.
Tal vez hayas llegado a creer que preocuparte acerca de tus hijos va de la mano con el amor que sientes por ellos. Pero en realidad, el amor parental es mucho más poderoso cuando no va acompañado de preocupación.
La preocupación nos hace enfocar toda nuestra atención en lo que no deseamos que suceda, y nos sumerge en un estado de miedo. Este estado transmite al niño el mensaje de que estamos esperando, a la expectativa, de que ocurra algo negativo. Y como los niños tienden, de forma natural y espontánea a satisfacer las expectativas silentes de sus padres, las preocupaciones se convierten en profecías.
Les invito a vigilarse el día de hoy, a ser conscientes de si nos pillamos a nosotros mismos preocupándonos, para inmediatamente despreocuparnos al respecto :-)                         
En lugar de ello, utilicemos nuestra consciencia acerca de la preocupación para virar nuestra atención hacia aquello que  deseamos, y para tener en mente pensamientos positivos que nos ayuden a aliviar las preocupaciones.
"Bueno, no es el fin del mundo."
"No durará para siempre."
"He logrado manejar bien situaciones aún peores que ésta."
"Siempre encontramos alguna manera..."
etc.
En pocos instantes, notarás cómo comienzas a sentirte esperanzada y cuando sentimos esperanza, tenemos el corazón abierto - aquello que realmente necesitamos para que el amor incondicional por nuestros hijos fluya libremente, sin la intervención de las preocupaciones.
¿Y tú? ¿Has notado que tus preocupaciones a menudo se convierten en profecías? ¿Qué haces para remediarlo?
Si quieres formar parte de nuestra comunidad de mamás, únete a nuestra página de Facebook, o síguenos por Twitter. 

{Foto}

1 opiniones:

Anónimo dijo...

Bueno, no soy anónimo, me llamo Ana, pero no sabía cómo hacer esto sintener cuenta con google, ni otros requisitos.
Hola. Ultimamente estoy muy agobiada con el cole y mi hija de 7 años. No va bien. Suspende todas e incluso tiendo a pensar que le han cogido "manía". A veces me sorprendo a mi misma regañándola por no hacer los deberes y "vaticinándola" que no tendrá futuro, que tiene que estudiar mucho si quiere llegar a algo, etc. Pero es lo que el cole les inculca también. No sé cómo hacer para estimularla en los estudios sin recirrir a la amenaza del futuro...

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana