Pin It

Contacto visual inmediato al nacer y su relación con el apego seguro


Ya hemos tratado el tema de los cuidados madre canguro en un artículo anterior. En él, les comentaba que me parece que a veces miramos las cosas al revés: el contacto del recién nacido con su madre, no debería ser un método*, ni llamarse "inicio precoz". A mi parecer, es su interrupción - que obviamente debe darse únicamente en casos estrictamente necesarios - la que debería ser notoria, y por norma, todos los recién nacidos deberían ir a parar directa e inmediatamente sobre el pecho de sus madres.

No lo digo yo, porque me suene bonito, ni porque me gusten las cosas lo más natural posible. Lo dicen numerosos estudios, entre los cuales los de Nils Bergman, impulsor de los cuidados madre canguro, y otro estudio, realizado por Mehler, Wendrich, Roth, Oberthuer, Pillekamp y colaboradores en un hospital de Bolonia. En este estudio, en el que observaron un grupo de recién nacidos prematuros de muy bajo peso sin malformaciones ni trastornos, notaron que un alto porcentaje de los niños que tuvieron contacto visual inmediato con sus madres durante las 3 primeras horas de nacidos, demostraron a los 12 y 18 meses, un apego seguro con ellas.
Los prematuros que fueron vistos por sus madres dentro de las primeras tres horas de vida tuvieron una mayor frecuencia de vínculo seguro que los que no tuvieron contacto precoz. El contacto precoz se asoció de forma significativa con el vinculo seguro... No se apreció que ningún otro factor materno o del niño influyera en la conducta vincular.
Los resultados apoyan la hipótesis de que las primeras horas después del nacimiento constituyen un “periodo sensible” para el desarrollo de la conducta vincular en los recién nacidos prematuros con muy bajo peso. Si una madre se encuentra en condiciones de ver a su hijo precozmente después del nacimiento, este periodo puede utilizarse para ayudar a la formación de una base importante para un vínculo seguro en ese niño.
Vuelvo con mis comentarios quisquillosos sobre el lenguaje: aunque me parece excelente que hayan demostrado mediante este estudio la importancia del contacto (en este caso visual) entre mamá y bebé al nacer, yo no lo llamaría "precoz", sino simplemente "inmediato"...

El apego seguro fue demostrado en este estudio aplicando el test de la situación extraña, ideado por Mary Ainsworth, discípula de John Bowlby cuando los niños tenían 12 y 18 meses de edad corregida. Les dejo con este video para que vean cómo se llevan a cabo estos experimentos, en los que una vez más, vemos cómo unas "simples" tres horas tras el nacimiento de un niño pueden influenciar su relación de apego con su madre...





Supongo que este estudio servirá de base científica para alguna mamá que desee argumentar un plan de parto ante el gineco-obstetra que posiblemente atenderá su parto. Pueden acceder a la info y conclusiones a través de este enlace.

Por si quedaban dudas: El hábitat de un bebé es su madre, desde que comienza su vida intrauterina, hasta aproximadamente los 3 años, ¿o más?

¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pusieron a sus hijos encima nada más nacer? ¿Los dejaron verlos? ¿Respetaron ese período crítico en el que la intimidad es tan necesaria? 

Artículos relacionados:
* Comentario de Casilda Rodrigáñez respecto a la traducción al castellano del documental Restoring the Original Paradigm: A veces 'Kangaroo Mother Care' se ha traducido por 'Metodo Madre Canguro', pero 'care' en inglés significa 'cuidado' y no 'método', de manera que la traducción debería ser algo así como 'Cuidados Madre Canguro'.  Convertir el cuerpo a cuerpo con la madre en un 'método' y en una 'metodología' contribuye a la robotización de la maternidad y a la desconexión de la mujer de sus pulsiones maternas. ¡¡¡¡El abrazo materno no es un método!!!

Si quieres formar parte de nuestra comunidad de mamás, únete a nuestra página de Facebook, o síguenos por Twitter.

{Foto}

0 opiniones:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana