Pin It

Cómo Comprar Ropa de Premamá. Parte II



Share/Bookmark


Esta es la segunda parte del artículo Como Comprar Ropa de Premamá. Parte I


¿Qué talla comprar para la semana 9 hasta la 40? 

Aquí tenemos que fijarnos muy bien en la forma de la franela, blusa o camisa y compararla con otras de la misma tienda, y de otras también. Depende de nuestro gusto, si queremos que a partir del séptimo mes nos llegue a la mitad de la panza, o que la cubra completa. Si nos importa o no, ir con la franela muy larga delante desde el segundo mes hasta el quinto. A mí me fue bien haciendo lo siguiente: 



• Entré a Benetton y me medí todos los modelos de franelas y camisas (tampoco son tantos) cuando tenía unas 10 semanas de embarazo. Seleccioné la que me quedaba perfecta en ese momento, y las que me quedaban cómodas, un poco generosas de talla, y un poco largas delante. 
• Me compré la que me quedaba bien en varios colores, en mi talla del momento, y en un número más. 
• Luego escogí las que me quedaban largas en la talla siguiente. 
En una misma tienda verán que todos los modelos quedan de forma diferente al probárselos. Me fue genial de esta manera, porque aunque la etiqueta diga “0-9” o “3-9” es muy poco probable que una misma blusa te siga quedando cómoda – y bonita – con todas las variaciones de tamaño, forma y peso que vas a experimentar en esos preciosos 9 meses… Y repito: es importante sentirse y verse bien





¿Puedo usar cinturón durante la gestación? 

Sí, si puedes, depende de su material. Supongo que habrás notado que casi toda la ropa de embarazada tiene un lacito en la zona de la “cintura” (¿ya sabes por qué usé comillas, no?), sea de cinta de raso, o de una tira de la misma tela que la prenda. Yo me rehusé a usar algo con un lazo porque me parecía demasiado frufrú para mi gusto, hasta que traté de salir con un cinturón de cuero cuando tenía unos 6 meses de embarazo. Me lo puse a la cadera, con mi falda de jean de pitillo, me miré frente al espejo y me parecía un look muy bonito. Intenté sentarme: otra historia completamente diferente. Aquí lo que más importa es poder respirar - tanto de pie como sentada. ¿Adivinaste? Abrí mi gaveta/cajón y saqué la cinta de raso marrón chocolate que venía originalmente con esa falda y entendí el por qué tantas mujeres salían con su barriga cual regalito de cumple mientras estaban en-cinta :)





¿Necesito zapatos diferentes durante el embarazo? 

Según mi experiencia y la de todas las mujeres a quienes les he preguntado, sí. ¿La razón? Todos los huesos se “ablandan” (para decirlo de forma muy simplificada) durante la gestación para permitir dar cabida al bebé en la cavidad abdominal y luego facilitar el paso a través del canal del parto; además estamos soportando un mayor peso corporal. ¿Resultado? Una talla más de calzado (subiendo unos 10 a 12kg, si subes más podría ser una talla y media). 



¿Volveré a mi talla anterior? Según mi experiencia y la gente a quien he preguntado, no. 


¿Alguna sugerencia para no tirar todos mis zapatos de pre-embarazada? Aunque vuelvas a tu peso anterior (yo subí 10kg durante la gestación, y bajé 17kg durante la lactancia) es muy probable que no recuperes tu talla de calzado. Yo llevé mis pares favoritos, de buen cuero, suave, a la tienda de un zapatero y me los puso en horma, con líquido para estirar cuero durante varios días. Francamente las pocas veces que me los he logrado volver a poner ha sido por un par de horas no más, pasadas las 3 horas comienzan a dolerme los pies; pasadas las 5, las piernas enteras y la columna. Prueba a ver si tienes suerte con un zapatero… sino, comienza a comprarte algunos pares más grandes desde que sientas que los viejos aprietan. De todas maneras, con un bebé no apetece volver a usar taconazos, a menos que sea por un ratito para salir, (o medios-bajos para el trabajo) y como es ocasional, es soportable (incómodo, pero soportable). 


• Otro detalle es que durante las últimas semanas, sobre todo si hace calor, se te hincharán los pies, es importante distinguir entre edema y el crecimiento óseo del pie durante la gestación. Obviamente el edema desaparece al poner los pies en alto, y luego de parir. Si se te están hinchando los pies, probablemente querrás usar sandalias con el menor número posible de tiras; de estas si debes estar preparada para despedirte, porque probablemente te quedarán grandes luego. Sabiendo esto, salí varias veces con sandalias de mi talla normal pensando ¿para qué voy a comprar sandalias más grandes si me faltan dos semanas para el parto? Y acabé devolviéndome a casa cojeando dos veces con una sandalia rota. No fue divertido. ¿Solución? Sandalias con una tira regulable :)


¿Para qué sirve el sostén de premamá? 

Las mamas de la mujer terminan de desarrollarse durante el embarazo y la lactancia. Los percibirás sensibles, y posiblemente adoloridos durante la gestación. Variarán de aspecto, color (de la areola y del pezón), tamaño y peso. Por todo eso es super importante invertir en al menos dos brassieres que te sienten a la perfección para cada etapa.

¿Lo digo de nuevo? Algodón, con un poquito de lycra. No, no tengo acciones en la empresa Lycra, ya quisiera, pero realmente hace que la ropa sea mucho más cómoda.
• Yo soporté los sostenes con aros/ballenas/copas metálicas hasta el tercer mes si mal no recuerdo. Luego de eso sentía que los aros me impedían respirar si me sentaba o encorvaba un poquitín la espalda.
• Con los sostenes hice lo mismo que con el resto de la ropa: compré dos piezas con una talla más grande de número, y una talla más grande de letra, que fue lo que aumenté durante los dos primeros meses (mi talla normal era 34B y compré 36C).
• Es muy importante probárselos, no basta con comprar según la talla de la etiqueta, necesitas poder soportar la prenda puesta y poder respirar al mismo tiempo

• Luego del tercer mes compré un sostén deportivo sin aros, suavecito en 36C, que me permitía respirar mucho mejor. 


• En ese momento me parecía absurdo comprar algo que no me sirviera luego para la lactancia, así que cuando sentí que ese ya me apretaba compré un par más en 38D para los últimos tres meses preparto. 


• Después de tener a Sam, utilicé esos mismos y resistí la tentación de comprar más, las primeras semanas por consejo de mi matrona: “espérense para que vean cuánto les van a crecer los pechos cuando les suba la leche; no compren más de dos sostenes antes a menos que tengan ganas de tirar el dinero”. Qué razón tenía… volví a comprar cuatro más, en talla 38E esta vez. 


A partir del tercer mes las mamas se regulan mejor y ya no se llenan en exceso ni gotean, por lo que pude turnar entre las copas D para salir y E para estar más cómoda. 


• Probablemente querrás dormir con el sostén puesto hasta llegar al tercer mes, mientras se regula la producción de leche y tu columna se adapta al nuevo peso que tiene delante; así que querrás invertir en sostenes de lactancia realmente cómodos y suaves, que den buen soporte también. 


• Lo que ayuda realmente a soportar y repartir bien el peso es el grosor de las tiras. No, no se ve nada sexy un sostén con tiras anchas, pero uno de tiras finas es insoportablemente incómodo y te dará dolor de espalda. Tú eliges, jeje. Si es por un ratito; se soporta la incomodidad, ¿no?



He hecho lo mejor que pude para recordar todos los detalles posibles y contarles mi experiencia en torno a la ropa durante el embarazo. Si tienes alguna duda o pregunta, o consejo que quieras añadir a la lista, por favor no dudes en dejarlo como comentario.

Foto bajo licencia Creative Commons, algunos derechos reservados, cortesía de abarefoot

0 opiniones:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana