Mis libros

Mis libros

Agenda 2014

Agenda 2014

Curso Berrinches

Curso Berrinches

Charla Berrinches

Charla Berrinches

Charla Sueño

Charla Sueño

Curso Salud Bucal

Curso Salud Bucal

Charla Cepillado

Charla Cepillado

Charla Organización

Charla Organización

El Club

El Club

Diseño web

Diseño web

Pin It

Tiempo ¿de calidad? con los hijos



Me lo pregunto -como se lo pregunta mucha gente que me lee y comparte con nosotros en redes sociales- ¿Por qué el tiempo de calidad sólo aplica para los hijos?

Me lo pregunto por lo siguiente:

¿Qué sucedería si nuestro jefe entendiera el concepto "tiempo de calidad", como pretendemos que lo entiendan nuestros peques?

Pues ¡muy sencillo! No necesitaríamos conciliar la vida laboral con la familiar y la doméstica. Todo sería TAN simple -y agradable- como decirle: "en lugar de trabajar ocho horas en la oficina, con todas las distracciones, transporte, vestirme antes, gastos extra, etc. pues trabajo dos horas de noche, desde casa en el ordenador, en absoluto silencio, haciendo todo lo que hago en ocho horas en la oficina".

¿Colaría?

Pues no...

¿Y por qué no?

Ese no es el punto... El punto es ¿por qué nos convencemos de que el tiempo puede ser de calidad o no, por qué buscamos cuantificarlo o calificarlo cuando se trata de crianza?

El hecho es que nuestros hijos nos necesitan, necesitan contacto, calor, cariño, presencia, mirada, mimos, cuerpo. 

Y vuelve la sombra-culpa: Cada vez que tocamos temas sensibles, como el de la escolarización (excesivamente) temprana, en lugar de ver que estamos reclamando mejores derechos sociales, más importancia y facilidades para criar BIEN, en condiciones, bajas de maternidad más largas -y no por capricho, sino porque la crianza es la base de un mejor mañana para la sociedad como un todo- pues muchas personas se sienten aludidas y atacadas, juzgadas en sus decisiones.

Esto es lo que pienso al respecto:

Uno tiene valores fundamentales -por lo general inamovibles- y valores flexibles. Hay cosas que no estoy dispuesta a cambiar o sacrificar en mi vida, y otras que sí.

Los adultos de una familia, por lo general evaluamos estas cosas -o a veces simplemente nos dejamos llevar por lo que hace el grueso de la sociedad- y en base a ello, a nuestros valores fundamentales, tomamos nuestras decisiones.

Para mí, el pasar tiempo con mi hijo es un valor fundamental, por lo que lo hago suceder y sacrifico otras cosas que para mí son flexibles.

Carlos González habla muy bien de ello en sus libros, entrevistas y charlas. Comenta que cuando era pequeño sólo trabajaba uno de los padres, pero tenían un carro, no viajaban, no tomaban casi vacaciones y el otro compartía con los niños -generalmente la madre. Hoy en día trabajan los dos, el niño en la guardería, y a veces tenemos cosas de las cuales podríamos prescindir, como un segundo auto.

Y no: esto no es un ataque contra nadie, sólo es una invitación a la reflexión, a la introspección. 
  • ¿Por qué me quejo? ¿Por qué me duele o incomoda el tema?
  • ¿Ha sido decisión o elección mía? 
  • ¿Cuáles son mis valores fundamentales? ¿Los verdaderamente inamovibles? 
  • ¿Los he movido? 
  • ¿Puedo volverlos a colocar en su sitio? 
  • ¿Hay valores flexibles que podría poner en su lugar -en un segundo plano- para dar lugar a los fundamentales?

Y ahí vendrá la paz. Y nos dará igual, dejaremos de mirar si el tiempo es "de calidad" o no. 

Simplemente habrá tiempo, y congruencia y bienestar, porque estoy alineada con mi verdadero deseo, con mis principios, con mi yo, con mi misión, con mis creencias.

Si quieres formar parte de nuestra comunidad de mamás, únete a nuestra página de Facebook, o síguenos por Twitter.

3 opiniones:

Anónimo dijo...

Hoy mejor que nunca entiendo la verdad de tus palabras. Ayer (después de un mal día en general) tuve un encontronazo con un "amigo" que me cuestionaba mi decisión de no estar buscando trabajo en los tiempos que corren, y visualizandome como una marujona esperando en casa a que el marido traiga el dinero para comer (nada más lejos de la realidad). Cuando le dije que no me compensaba trabajar para pagar a alguien que se hiciese cargo de mi hijo me tachó de "victimista" y de intentar excusarme. Cada cual tiene sus circunstancias y sus prioridades, y no voy a sentirme mal porque me haga más feliz estar con mi hijo que ganar mucho dinero para irme de vacaciones todos los años, y mientras me lo pueda permitir lo haré, porque verle crecer si que es un lujo. SARA

Lucía dijo...

soy Lucía, de Perú, estudié derecho, trabajaba cuando quedé embarazada, mi embarao fue mal en el primer trimestre, entonces decidimos con mi esposo, descansar, y por otras circunstancias, en la que supuestamente iba a vijar para estar con él en España, y mi visa no sale hasta la fecha, va un año y medio, y me dediqué a criar a mi hijo,mi suegro me dijo, cuando mi bebé tuvo tres meses que debía volver a trabajar, que no acostumbre a mi hijo en brazos, etc... Le dije muy respetuosamente que no!!! que su hijo y yo habíamos decidido que me quedara con el bebé hasta decidir lo contrario, a veces nos falta dinero para algunos "caprichos" pero tenemos para lo fundamental, a veces también sentí ganas de regrear al trabajo, porque veo que faltan cosas en casa, o me falta ropa nueva, pero veo a mi hijo y digo, eso puede esperar porque él me necesita full time todavía (tiene un año y un mes). Es "MÍ" manera de amarlo y estoy orgullosa de ello, aun sabiendo lo que piensa muchos miembros de nuestra familia y más aún con la presión de la sociedad.

Anónimo dijo...

Gracias Louma. Esto me viene como anillo al dedo en un momento decisivo. Gracias.
Brenda

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana