Mis libros

Mis libros

Agenda 2014

Agenda 2014

Curso Berrinches

Curso Berrinches

Charla Berrinches

Charla Berrinches

Charla Sueño

Charla Sueño

Curso Salud Bucal

Curso Salud Bucal

Charla Cepillado

Charla Cepillado

Charla Organización

Charla Organización

El Club

El Club

Diseño web

Diseño web

Pin It

Laura Gutman, Louma Sader y Armando Bastida en Criatures.cat


Hace un par de años me contactaron desde Criatures.cat para entrevistarme en casa, tras aproximadamente una hora y media de conversación grabada con la periodista y el camarógrafo, me comentan:
"Te tomas muy en serio esto de la maternidad, ¿no? Es que veo que te documentas y que te apasiona, casi como una carrera universitaria, como una profesión". 
Sonreí y comenté que claro, que me apasiona, que la maternidad es una manera de cambiar el mundo, que como madres nos llena tanto tender la mano, como nos llena que nos la tiendan y que así crecemos todas juntas como comunidad, aunque virtual :)

De esa hora y media de conversación, sólo se llegaron a emitir escasos 30 segundos y me ha sido imposible conseguir el resto de la grabación para compartirla con ustedes, aunque lo que comentaba esté expresado en mis artículos habituales publicados aquí en Amor Maternal... 

En ese programa también entrevistaron a Armando Bastida, de El Mundo de Armandilio, que también escribe en Bebés y Más, y a Laura Gutmanquien habla acerca de la crianza natural, del colecho y de mantener la privacidad de la familia acerca de cómo nos organicemos a la hora de dormir.

Pueden ver el video aquí, Sam y yo aparecemos en el minuto 14:06


El programa está hablado principalmente en catalán, aunque mi intervención - al igual que la de Laura Gutman - están en castellano ;o)

Igualmente, les transcribo lo que comenta Laura Gutman:

Al fin y al cabo uno tiene que encontrar su manera más auténtica de vivir. Hay padres que les viene bien el colecho, y hay padres que no les viene tan bien. En el fondo, esta es una cuestión íntima, a mí me hace ruido que haya tanta discusión sobre este tema. Así como nadie anda discutiendo cómo hicimos el amor, que siempre andemos ventilando si dormimos con los bebés o no dormimos con los bebés… es un asunto de la intimidad de la familia. ¿Cómo dormimos? Si dormimos juntos, si dormimos separados, si dormimos en el suelo, si alguno se fue al cuarto del niño, si todos los niños duermen juntos, si el perro y el gato también están… si no… ¡Es un tema de la intimidad de la familia! [La manera] como dormimos es [algo] íntimo, y en verdad yo creo que la familia se sentiría mucho mejor si supieran que la manera en la que intentamos dormir en casa cuando hay niños pequeños lo vamos resolviendo de la manera en la que durmamos más y mejor.  
Lo único que podemos decir es, "a ver, ¿cómo podemos dormir mejor todos?". Dormimos "así", pero entonces nadie tiene por qué enterarse, ni nosotros tenemos por qué ventilar cómo dormimos adentro de casa. Realmente es algo que tiene que volver a ser un tema íntimo.  
Ahora, hay gente, y esto también es importante, que se aferra y se agarra a las banderas de ciertas ideologías, que si el colecho, o la crianza natural, y yo descreo de todas las ideologías. 
En verdad no importa lo que hagamos, mientras lo hagamos de una manera auténtica, y que lo hagamos en concordancia con aquello que los niños nos pidan. Ahora, ¿salen muy mimados? En principio, si los padres han respondido a los pedidos de los niños, los niños simplemente están seguros, confían en que los padres les van a ofrecer aquello que ellos necesitan y luego seguirán sus vidas y serán unos niños más seguros de sí mismos. 
Un niño, lo que a veces decimos "un niño muy mimado", a veces son interpretaciones de afuera, o a veces, sí puede suceder con estos niños consentidos es que en realidad parece que los padres les dan todo, pero en verdad les dan lo que les es más fácil dar, pero hay que ver si es lo que el niño pide.
Aunque concuerdo con Laura Gutman en que la manera en que durmamos en familia es un asunto privado e íntimo, que cada familia se acomoda sobre la marcha de modo que todos duerman lo mejor posible, y que no tenemos por qué ir ventilando las intimidades de la familia, me siento dividida en este aspecto.

El año pasado les invité a participar en la iniciativa Amo Ser Tu Almohada, 10 razones para practicar el colecho, en la que una gran cantidad de blogs se sumó expresando y compartiendo la manera en la que duermen con la idea de normalizar el colecho. En lo que me siento dividida es en lo siguiente: sí, es cierto que nadie nos pregunta cómo hicimos/hacemos el amor, pero no me parece una analogía tan matemática.

En una sociedad en la que muchos de nosotros nos hallamos lamentablemente desconectados de nuestros instintos, al menos en principio, en la que la mayoría de nosotros los tiene bien enterrados bajo capas y capas de condicionamiento social, ¿no tendría más sentido compartir con otros padres nuestra forma de dormir? Pienso que aunque sea algo muy íntimo, en nuestras manos está salir del armario social y normalizar el tema del colecho. 

Según comenta Carlos González en una de sus charlas, se hizo un estudio en el Reino Unido en el que los pediatras preguntaban a los padres de sus pacientes si colechaban. La mayoría respondió que no, luego cuando se les preguntó concretamente por esa semana, por esa noche anterior, y si los niños se habían pasado a la cama de los padres a medianoche, las cifras cambiaron considerablemente - creo que ustedes saben ya hacia dónde se inclinó la balanza, ¿o no?

¿Y qué podemos inferir de todo esto? A mi parecer, que aún muchos padres se "avergüenzan" de dormir con sus hijos, o al menos de admitirlo. Sí, habrá gente que nos critique, pero si no lo decimos, ¿cómo sabrán otros padres siquiera que es una opción - y sana además?

Así que les invito a comentarme qué piensan ustedes, ¿es necesario hablar de colecho? ¿fomentarlo? ¿normalizarlo? ¿expresarlo como una opción para que otros padres lo consideren a ver si a ellos les sirve también? ¿Tú cómo descubriste el colecho? ¿te lo recomendó alguien, leíste al respecto, o llegaste a él por puro ensayo y error?



8 opiniones:

Mon dijo...

- ¿es necesario hablar de colecho?

Sí es necesario y bueno además. Es un tema desconocido, tabú. Un tema demonizado tan erroneamente... Aunque para ser justos cada vez se puede leer más sobre el colecho. Y lo que es mejor, no solo más, sino con la información correcta.

- ¿fomentarlo?

Cuanto menos comentarlo, sugerirlo, que quede claro que sí es una alternativa. Darle una oportunidad. Practicar el colecho es natural, es sano, es cómodo.

- ¿normalizarlo?

Por supuesto. Ponerlo en su justo lugar, el que le corresponde...


- ¿expresarlo como una opción para que otros padres lo consideren a ver si a ellos les sirve también?

Sí, sí, sí. Y que no asome la culpa en nadie por ponerlo en práctica. Ni la culpa ni el miedo.

- ¿Tú cómo descubriste el colecho? ¿te lo recomendó alguien, leíste al respecto, o llegaste a él por puro ensayo y error?

Pues fue una mezcla de "ensayo y error" y leer cosas al respecto. Comencé a practicarlo buscando una armonía, un descanso para mi entonces bebé y para mí y leer cosas al respecto me hizo ponerle nombre y normalizarlo.

Con el pequeño.... fue seguir por el mismo camino que emprendí cinco años atrás.

Rigel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Louma; debemos hablarlo, fomentarlo, compartir nuestras experiencias, para que otros padres primerizos, o que nunca hayan colechado, sepan que existe esa opción, que está bien, que habemos muchos que lo practicamos y que tiene más pros que contras.

La comparación de hacer el amor con el colecho no la comparto, hacer el amor es algo de dos adultos, que se pueden entender conversando, que generalmente saben lo que quieren y lo que les sienta bien. Por otro lado, el colecho es algo muy diferente, es de dos (o tres o más), y los principales implicados son niños que en su mayoría no hablan o no se saben expresar bien, y que son los principales beneficiados de colechar. Ya se ha hablado suficiente de cómo nuestros bebés nos necesitan a su lado, que somos su "seguridad", quien los cuida, colechar es dar amor, calor humano, ternura, alimentación.

De hecho yo llegué al colecho sin haber leído nada al respecto (ahora he leído bastante jejeje), porque durante un par de días coloqué a mi bebé en su corral al dormirse (pegado a mi cama) pero era inmediato que al soltarlo se despertaba llorando y nada lo calmaba, sólo el que lo cargara en mis brazos o lo acostara muy pegadito a mi. Pues mi instinto (y conciencia) me dijo que eso era exactamente lo que debía hacer.

Aunque muchos crean que es manipulación, en el peor sentido de la palabra, pues estoy clara en que los bebés/niños piden porque necesitan (y "querer algo" es una necesidad también que hay que cubrir, siempre y cuando no vaya en contra de algo o alguien).

Saludos!!!

Viviana dijo...

Si, por supuesto hay que hablar del colecho como una muy buena alternativa!
Es mas, yo lo hice y tuve buenos resultados.

Mely de Rodriguez dijo...

Claro!!!! Les cuento en Puerto Rico es horrible para uno decir que uno duerme con sus hijos, las miradas son de las peores que te puedan dar y lo increible es que son muchos que aun sintiendo verguenza de admitirlo duermen con sus hijos. En mi caso he dormido con ellos desde que nacieron ya sea en mi cama o en una camita al loado de la nuestra, y e intentado el millar de veces de lograr que duerman en su cuarto, claro con amor y respeto y nunca han dormido ahi una noche entera. Bueno resulta que hace ya un año un intruso, amigo de lo ajeno y enfermo sexual se metio a mi casa sin invitacion alguna. Una vez llamaramos a las autoridades, la.atencion del caso paso de tratar lo evidente a cuestionarme el porque mis hijos duermen con nosotros en un mismo cuarto. Y es que en PR es motivo suficiente para abrirte un caso de investigacion por maltrato negligente. Si asi es hasta las autoridades te obligan practicamente a dormir en cuartos separados. Bueno esa misma noche habia una psicologa en mi casa con el.grupo de detectives expliacndome el porque no deben dormir los niños con sus padres, mi esposo hecho una bola de coraje porque el no estaba de acuerdo con mada de lo que ella decia y peor conmigo porque ante tanto miedo fabricado pense en ciertos momentos que ella tenia la razon. Pues yo simplemente los dejaba dormir conmigo porque era mas comodo para todos, dormian mas tranquilos y no tenia que estar levantandome a cada rato a ver porque lloraban en su cuarto... meses mas tarde despues de tratar una vez mas de que mi niño mayor duerma en su cuarto busque informacion sobre los efectos a largo plazo de que duerman con nosotros. Y para mi sorpresa, descubri la palabra colecho y los beneficios a largo plazo de seguir practicando lo que ya haciamos. Fue una corriente de agua fresca pues aun seguia el miedo de que en cualquier momento Servicios Sociales apareciera en la puerta de mi casa porque les llego el reporte de que mis hijos no tenian un cuarto para cada uno de ellos y dormian con sus padres. Imaginate hasta quisieron hacer ver a mi marido como un ENFERMO SEXUAL por dormir con su hija!!! Y ahora es algo que grito a los cuatro vientos ;) que viva el colecho!!!!

Sandrita dijo...

Que casual! Justo este fin de semana me pasó algo con respecto a esto... Otra pareja de padres en un encuentro casual nos empiezan a "chicaniar" sobre que su hija de dos años dormia sola desde los 6 meses... pues yo soy como pelioncita preferí quedarme callada pero mordiendome la boca porque igual es respetable.. empezaron a hablar del método de la super nanny y no se que mas, que lo de evitar el contacto visual, y así dando n recomendaciones... pero mi paciencia explotó cuando el papá de mi hija dice: "no, me siento humillado!"... No lo pude evitar y en tono no muy agradable expresé todo lo que pensaba.. Pues el papá de mi hija quedó demasiado avergonzado pero no se porque porque solo dije que la super nanny me parecía una loca y que eso era decisión de cada persona, que yo personalmente había esperado mucho a mi hija como para luego relegarla a dormir lejos de mi.. etc.. Pero me siento mal porque no se si si fui grosera.. Cómo podría defender mi posición sin parecerlo?

mini.mahue dijo...

YO LO COMPARTO Y NO SABES LA CANTIDAD DE MAMÁS QUE SE ACERCAN PARA PREGUNTAR PORQUE DUERMO CON MIS HIJOS Y MUCHAS DE ELLAS HAN OPTADO POR COLECHAR CON SUS PEQUEÑOS... SIEMPRE QUE PUEDA AYUDAR LO HARÉ Y NO ME PARECE QUE ME LO TENGA QUE GUARDAR! GRAX LOUMA!!

Anónimo dijo...

Hola Louma.
Yo duermo con mi bebe de ocho meses y medio desde que tenia un mes aproximadamente. El pobre paso unos colicos horribles y en cuanto se dormia y lo metiamos a su cuna, se despertaba llorando desconsoladamente. Por eso, y tras observar lo agustito que se quedaba dormido en la cama de los papis mientras tomaba el pecho, decidimos comenzar a compartir nuestra camita con el.
Al igual que otras muchas mamas, la primera noche tenia tanto miedo a poder escachar o hacer daño a mi niño, que mi marido se quedo en vela vigilando para que yo descansase tranquila.
Desde ese dia mi marido y yo hemos tenido que escuchar muchos comentarios desagradables sobre el tema: que si estamos malcriando y malacostumbrando al niño, que si no vais a poder sacarlo de vuestra cama, que si el niño tiene que dormir en su cuna... Y nosotros siempre decimos, como dice Laura Gutman, que es nuestra decision, que a nosotros no nos supone un problema y que nos sirve para descansar mejor los tres. Ya llegara el dia en que el decida dormir solito ¿ o alguien conoce a algun adolescente que quiera dormir con sus padres?.
Por todos los prejuicios y miedos que aun existen respecto a la practica del colecho, creo que es positivo que los que lo practicamos lo reconozcamos con orgullo y sin miedo al "que diran" y que lo mostremos como una opcion tan valida, saludable y respetable como el resto.
Un saludo desde España.
Tania

Anónimo dijo...

Soy madre desde hace 4 años y duermo con mi hija desde el primer día que nacio. le he dado teta durante mucho tiempo ( no tengo porque decir los días , meses o años) me parece muy violento decirlo porque confio en que no somos jueces para decir que es lo que esta bien en la crianza y que es lo que está mal. soy de las que piensan que cada madre sabe lo que es bueno para su hijo y para su familia, expresarse tampoco viene mal porque es un derecho, pero tampoco es bueno el radicalismo con el que muchas mujeres madres igual que yo, miran mal o descalifican a las demás madres por no hacerlo como ellas lo hacen "de un lado a otro" no es sano, es una constante lucha por saber quien lo hace mejor incluso yo que soy pro crianza respetuosa, seguro que me he equivocado millones de veces y me parece nefasto que alguien se crea dueño de la verdad, esto habla más de su ego que de la crianza misma. dicho esto estoy de acuerdo con Laura Gutman, los procesos por el cual pasamos siendo madres y en la crianza de los hijos, son totalmente intimos, yo no le digo a nadie como hago el amor con mi marido y tampoco siento presión de si lo estoy haciendo bien o mal. asimismo no voy por la calle diciendo si duermo o no con mi hija y tampoco nunca me he preguntado si lo hago mal o no, todo este jaleo del colecho que todas las mamas traen consigo, despierta una guerra entre bandos radicales. cada casa es un mundo y cada mama y papa ( que pareciera que no existiera en ninguna conversación de estás madres tan radicales) tienen que velar por como se sientan más comodos.

finalmente es una cuestion de tolerancia, y amor por tu propio hijo y menos por lo que digan las estadisticas de si el colecho es bueno o malo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana