Pin It

Que el IMMF devuelva a Habiba su niña ¡ya!


Con inmenso dolor, les traigo las novedades del caso de Habiba. Por si aún no conocen esta lamentable historia, les invito a leer aquí, aquí y aquí, lo que ha sucedido desde la semana pasada.

Habiba y su hija de apenas 15 meses, continúan separadas. La niña le fue arrebatada, posiblemente sin siquiera explicarle a la pequeña por qué abandonaba la compañía de su madre, lo cual como deben imaginarse es algo sumamente perjudicial para ambas, tanto físicamente, como emocional, psicológica y espiritualmente. El Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) ha decidido su separación presuntamente porque Habiba se negaba a destetar injustificadamente a su hija, lo cual la institución le exigía como parte de un programa de habilidades maternales (¿?). El IMMF refiere que la lactancia materna más allá de los 6 meses es "caótico y perjudicial para los niños y niñas", y la lactancia materna se encuentra prohibido en sus centros de acogida.

Parece que desconocen las recomendaciones de todas las autoridades sanitarias medianamente serias, a nivel mundial, que se han pronunciado respecto a la lactancia materna: La OMS, la AEP, la AAP, UNICEF, entre muchos otros coinciden en que la lactancia materna es el mejor alimento para los niños pequeños, y que debe darse de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y continuar hasta por lo menos 2 años, de allí en adelante - indican - pueden seguir hasta donde la madre y el hijo decidan hacerlo.

La Fundación Raíces, quien ha acogido a Habiba, tras su expulsión del centro en el que se encontraba en el momento en que su hija fue separada de ella, sin su consentimiento, sin orden judicial, y sin siquiera darle a conocer el paradero de la pequeña, presuntamente por tratarse de un centro para madres, para lo cual ella ya no calificaba porque "ya no tenía a la niña", ha emitido un nuevo comunicado de prensa, que reproduzco a continuación:

NOTA DE PRENSA

En Madrid a 03 de junio de 2011

Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo.

Hace una semana la Comisión de Tutela del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre con argumentos como: “carece de red de apoyo socio-familiar y de recursos económicos” o “no cumple con los objetivos que se le han establecido en la intervención: ayuda psicoterapéutica y programa de habilidades maternales”, que implicaba someterse a las normas de ese centro que son contrarios a la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica” y perjudicial para los niños y niñas y que le obligaba a tomar una medicación para que se le fuera retirando la leche. Medicación que acabó tomando bajo amenaza de expulsión del centro si no lo hacía.

A Habiba no se le permitió despedirse de su hija ni se le dijo a donde iría la niña. Habiba, llegó a nosotros al borde de la mastitis, y con el corazón partido de dolor sin apenas dormir ni comer, angustiada por no poder estar junto a su hija. Esta madre ha sido valorada por dos profesionales de psicóloga y psiquiatría, que no han observado ningún indicio de enfermedad mental o alteración de la conducta ni consumo de drogas ni nada que suponga un riesgo para la integridad física ni emocional de su bebé ni que justificara ser víctima de semejante agresión por parte del Instituto Madrileño del Menor y la Familia.

A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo momento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para madres e hijos y ella ya no tiene hija.

Fundación Raíces, ante la gravedad de la situación, ha decidido como primera medida amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico. 

Estamos profundamente consternados por su dolor y al imaginar en qué circunstancias estará la niña de 15 meses, separada de su madre, sometida a un destete abrupto, sin que probablemente nadie le haya explicado nada.

Actualmente la niña se encuentra en un centro de la CAM desde el que se nos ha informado que no se permite que los niños sean amamantados por sus madres, en las visitas que se les conceden, por considerarlo perjudicial y contradictorio con la institucionalización de los niños. Nos han asegurado que a Habiba de ninguna manera le dejarán dar el pecho a su hija el día de la visita.

Según el informe médico de la Dra. Ibone Olza especializada en psiquiatría infantil y que ha explorado a Habiba en el Hospital Universitario Puerta de Hierro, Habiba respecto al vínculo con su hija “Impresiona de ser una madre sensible, amorosa y vinculada de forma saludable a su hija”, respecto al bebé “es inevitable que la separación actual esté siendo altamente estresante para la lactante y es previsible la aparición de síntomas de distrés psíquico importantes si no se reinstaura vínculo y contacto inmediato con su madre”.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado y la lactancia continuada. De no ser así las secuelas pueden ser irreparables.
Desgraciadamente este no es un caso aislado, estamos obligados a hacer un balance sobre el sistema de protección de menores en nuestro país, a reflexionar sobre los controles de las decisiones administrativas que, sin control judicial previo, intervienen en la vida de las personas con decisiones tan importantes como retirar a niños y niñas de sus familias. ¿Qué límites tienen los que adoptan decisiones como ésta? ¿Con qué criterios? ¿Con qué formación?. Al final, los centros de protección están llenos del mismo “perfil de menor” que casualmente coincide con niños y niñas, hijos de familias con dificultades económicas y falta de redes de apoyo. Sólo a ellos se les imponen criterios y programas que no se aplican al resto de la sociedad. El no sometimiento a ellos es lo que en ocasiones conlleva consecuencias tan graves cómo esta.

La madre ha presentado una medida cautelar en los Juzgados de Familia de Madrid, habiendo recaído la misma en el nº 85, instando la urgente reunificación familiar. 

Desde Fundación Raíces hemos puesto en conocimiento de la oficina del Defensor del Pueblo estos hechos, habiéndose sumado a esta queja más de 2000 personas, entre las que se encuentran multitud de profesionales de la salud y de la educación, así como varios catedráticos y profesores universitarios, a fin de que se devuelva a la niña a su madre. Así mismo lo hemos puesto en conocimiento del Fiscal Provincial de Madrid Don. Eduardo Esteban.

En la esperanza de que al final no se acabe criminalizando a esta madre para así encubrir lo que consideramos es un abuso institucional, exigimos que madre e hija sean reunidas de inmediato.
Fundación Raíces

Para más información pueden contactar con:
Nacho de la Mata: (Abogado) jidelamata@icam.es
Lourdes Reyzábal: (Presidenta de Fundación Raíces) fundacionraices@telefonica.net

Al mismo tiempo, la psiquiatra Ibone Olza, íntimamente ligada al caso de Habiba, quien ha realizado su evaluación psiquiátrica y ha encontrado que es apta para ejercer su papel de madre y que no padece de ningún trastorno ni hábito tóxico, ha comentado:
He visto hace un rato a Habiba, furiosa y dolida, pero reconfortada con el apoyo recibido. Sigo plenamente convencida de que el IMMF está maltratando a esta niña al separarla de esta forma de su madre, y está produciendo un daño enorme a ambas. A Habiba se le ha condenado sin juicio previo ni posibilidad de defensa, sin siquiera escucharla. Mañana hablaré con varios periodistas. Un abrazo a esta poderosa red de madres, y gracias.
Poco tiempo después, Alba Padró Arocas, publicaba el Comunicado de Prensa que emitió Alba Lactancia Materna respecto al caso de Habiba:

Con el presente comunicado expresamos que SI FUERA CIERTO, tal como se nos ha informado:

  • Que hace unos días el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) decidió separar a una madre, conocida como HABIBA, de SU hija de 15 meses, por no cumplir con los objetivos de un programa de psicoterapia y habilidades maternales que implicaban abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla “caótica y perjudicial para los lactantes”;
  • Que a esta madre y a esta hija se las ha separado sin imperativo legal,
  • Que además se ha expulsado a HABIBA de la residencia para madres jóvenes con la alegación de que “ya no tiene hija”
  • Y que, “a posteriori”, la madre ha sido sometida a una exploración por expertos que han excluido otros riesgos para el menor al cuidado de su madre.

DECLARAMOS:
Que la actuación que se nos ha descrito, si fuera cierta, atenta contra los derechos de madre e hija  y es contraria a las recomendaciones nacionales e internacionales vigentes relativas a las mejores prácticas de alimentación y crianza infantil (ver información adjunta).

POR TANTO, CREEMOS URGENTE y de EXTREMA NECESIDAD:

  1. Que INMEDIATAMENTE se reúna a madre e hija quien debe seguir siendo amamantada a demanda siempre que ella y su madre lo deseen,
  2. Que mientras esto sea así no se la debe exponer a riesgos innecesarios ofreciéndole biberones y tetinas, y sucedáneos de leche materna,
  3. Y que se debe exigir RESPONSABILIDADES al grave daño que se ha infringido con las medidas tan irresponsablemente y arbitrariamente emprendidas, basadas exclusivamente en prejuicios e ignorancia.
Más información en:

Eulàlia Torras – Presidenta de ALBA LACTANCIA MATERNA
Teléfono 616 466 844
alba@grupslactancia.org
www.albalactanciamaterna.org
Unas horas antes, varias madres compartieron enlaces en los que la prensa tradicional se hacía eco de la noticia de Habiba, y por curiosidad, una de ellas buscó en Google, ¿Quién es Paloma Martín Martín? y encontró esto:

Paloma Martín Martín es la directora-gerente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF).
Paloma también es Diputada de la Asamblea de Madrid en la VII Legislatura por el Grupo Parlamentario Popular. Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. 1993-1995 Despacho de Abogados M. de Vega. 1995-2000 Asesora en el Gabinete del Presidente de la Comunidad de Madrid. 2000-actualidad Asesora en el Gabinete del Secretario de Estado para la Administración Pública en el Ministerio de Administraciones Públicas.
Desde hace dos años vienen saliendo a la luz graves violaciones de los derechos humanos cometidos por la entidad privada “Fundación O´Belén” en centros de menores que le han sido adjudicados (con cuantiosas subvenciones) por el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) del que es directora-gerente Paloma Martín Martín. En estos centros se interna a aquellos chicos y chicas menores de edad a los que el IMMF considera “conflictivos” para que reciban “tratamiento psico-social”, quedando privados de libertad sin que medie orden judicial alguna.
Pese a las denuncias y a la sucesión de casos probados de maltrato y abuso por parte de la Fundación O´Belén, Paloma Martín Martín no hace nada al respecto a los abusos que sufren los chicos y chicas de “Picón del Jarama”. Por ejemplo:
-         Empleo de celdas de aislamiento. Prohibidas por la normativa internacional multiplican el riesgo de auto-lesiones y suicidio.
-         Medicación forzosa. Se administra crónicamente a los chavales ansiolíticos y fármacos antipsicóticos para que puedan sobrellevar el encierro, todo ello muchas veces sin supervisión facultativa,
-         Violación de la libertad de comunicaciones. Se impiden visitas y llamadas de amigos y parejas, se interviene la correspondencia, etc.
-         Agresiones físicas y psicológicas. Insultos, humillaciones y en ocasiones también golpes o “contener” a los menores con agresividad desproporcionada.
-         Privación de libertad sin orden judicial.
Con estas líneas queremos hacer público:
  • Que el Instituto Madrileño del Menor y la Familia ha recibido numerosos testimonios y quejas acerca de las prácticas aberrantes contra los menores que se producen en el centro “Picón”: castigos de aislamiento prolongado, medicación forzosa, agresiones físicas, privación del derecho a la intimidad, intervención de las comunicaciones, absentismo escolar forzoso, y humillaciones de todo tipo.
  • Que el IMMF sólo clausuró un centro de menores de la Fundación O´Belén tras recibir un apercibimiento por parte de la Oficina del Defensor del Pueblo, y una visita posterior por parte de sus inspectores.
  • Que en los últimos meses varios menores han tenido que recibir atención hospitalaria (con fracturas en sus extremidades, contusiones, etc) a causa de los abusos a los que son sometidos. En algunos casos se interpusieron denuncias penales contra los trabajadores de la Fundación O´Belén que les agredieron, recibiendo constancia de ello los funcionarios del IMMF.
Para leer la nota completa sobre Paloma Martín, junto con sus enlaces de referencia, haz click aquí.

Si aún no has firmado la petición online para pedirle al IMMF que le devuelva a Habiba su hija de 15 meses, puedes hacerlo aquí mismo:







Lactancia materna 2
Han actuado
0 personas
Nos faltan
0 firmas


Actúa ahora


Tu nombre
Tu apellido
Tu correo-e
Cód. Postal






Si deseas enviar otra carta, con bases científicas, para expresar tu indignación, hallarás varias aquí.

Si quieres unirte al grupo de Facebook que se ha creado para apoyar a Habiba, puedes encontrarlo siguiendo este enlace.

Mucha gente me ha pedido posters imprimibles para llevar a las concentraciones, y camisetas de Apoyo a Habiba, para más info, click aquí

Se ha creado además, un grupo de apoyo internacional, en inglés, con el mismo fin, también en Facebook, que puedes visitar aquí.

{Foto}

1 opiniones:

Carol dijo...

Por lo que veo en este caso, según se va destapando, el olor a mierda crece por momentos.
¿Cómo puede ser que este tipo de cosas suceda en un país llamado desarrollado?

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana