Pin It

Ante las críticas, no des explicaciones






En relación a este post humorístico, me gustaría compartir con ustedes una reflexión  respecto al tema de las críticas que a menudo recibimos como padres acerca de nuestras elecciones.

Complemento mis ideas con las de Scott Noelle, quien muy gentilmente me ha permitido traducirlas y publicarlas en Amor Maternal

Como dice uno de mis tíos, "hagas lo que hagas, te criticarán, así que haz lo que te parezca mejor sin hacer caso de lo que digan los demás". Una de nuestras lectoras, decía algo similar en Facebook cuando preguntamos qué cosas eran indispensables tener cuando uno se prepara para recibir a un hijo, nos recomendó comprar tapones de oídos para no escuchar los consejos que nos lloverán encima, y todos concuerdan en que lo mejor es escuchar nuestros instintos...

Pues bien, no dudo de que todos los padres recibamos recomendaciones, al fin y al cabo una mujer embarazada es como un imán de consejos, sin embargo creo que al estar criando a nuestros hijos de una manera diferente a la mayoría, con apego, respeto, sin castigarles, amamantando a demanda, colechando, etc. nos hallamos demasiado a menudo dando explicaciones de por qué criamos de esta manera. Como he comentado en anteriores ocasiones, muchos de esos consejos son bienintencionados y vienen de personas que se preocupan por nosotros, otros vienen de extraños en la calle, el super, el parque, que se creen con derecho a opinar.

Muchos de nosotros damos explicaciones con la intención de enseñar a los demás, porque al fin y al cabo, muy probablemente ni sabíamos que existían estas opciones antes de devenir padres, a menos de que hayamos tenido la fortuna de haber sido criados así. Por ello, tenemos la intención de dar a conocer a otros padres lo que nos ha funcionado bien con nuestros hijos. Esto puede ser positivo cuando alguien ha expresado curiosidad y estamos simplemente compartiendo información. Sin embargo, nos dice Scott que es mejor no dar explicaciones cuando intentamos justificar el por qué de nuestras elecciones parentales.
"Al justificarnos, estamos de cierta manera entregando poder al otro. Esto implica que necesitamos la aprobación de los demás. Por otra parte aminora nuestra auto-confianza y nos distancia de nuestra guía interior y nuestro instinto."
"La necesidad de explicarnos y justificar nuestras decisiones está basada en la necesidad de tener razón. Sin embargo, si nuestras elecciones parentales son correctas, y la otra persona está criando de otra manera, entonces él o ella 'ha de estar equivocado'. Una vez entrado en el modo correcto/incorrecto, el conflicto y la tensión interpersonal se tornan inevitables." refiere Scott.
"En lugar de darle explicaciones a los demás acerca de nuestras decisiones parentales, podemos más bien recordarnos a nosotros mismos en silencio que esas elecciones son las adecuadas para nosotros, y nuestra propia aprobación es la única que realmente necesitamos."
¿Qué opinan? Cuando han entrado en alguna discusión como la que comentaba jocosamente Jenny Lawson, ¿han logrado en algún momento convencer al otro de su posición? ¿En qué 'modo' estaba el otro cuando sí han logrado convencerlo? Ocasionalmente las personas critican por criticar, sin verdaderas intenciones de oírnos, nuestras razones, ponerse en nuestros zapatos, etc. otras pocas vienen receptivos buscando aprender, o al menos abiertos a comprender nuestras maneras :)


Foto © Image Source/Corbis

8 opiniones:

Vanessa Marcano Boos dijo...

Excelente! Totalmente de acuerdo!
yo creo que elegantemente y sin ofender a nuestros seres queridos que tanto nos apoyan, hay que mandar un mensaje de que somos los padres los que decidimos qué es mejor para nuestros hijos.
También considero que si todas las generaciones nos copiamos de lo que hicieron las anteriores, no evolucionamos ni nos perfeccionamos.
Hay que probar cosas nuevas y entender el entorno en el que nacen nuestros hijos, que es muy diferente al que vivieron, por ejemplo, nuestros padres.
Muy bueno Louma!
Gracias!

LUPITA dijo...

EXCELENTE GRACIAS
LA VERDAD ES QUE YO TENGO MUCHOS CONFLICTOS POR ESO POR QUE ME DAN OPINIONES QUE NO LES PEDI Y ME ENFURECE QUE ESTEN OPINANDO SOBRE MI CRIANZA SOBRE TODO MI FAMILIA POLITICA
ESPERO PODER HACER OIDOS SORDOS, NUNCA DISCUTO PERO SI ME MOLESTA MUCHO QUE OPINEN

Amor Maternal dijo...

Hola Vanessa!

Me encanta lo que agregas, creo que tiene mucho sentido, cada uno tiene derecho a criar a su manera, y también a que esa manera sea respetada por los demás ;)

Hola Lupita!

Te comprendo, pero como comenta Vanessa es buena idea buscar decirlo lo más elegantemente posible, y como comentábamos anteriormente en el artículo, procura no dar explicaciones a menos que sea una persona receptiva que te pregunta por aprender tu manera...

Gracias a las dos por pasar, un abrazo :)

Louma

Faith dijo...

Yo tengo un problema, no sé como decirle a las personas que no se metan en lo que no les importa, me da miedo herir a esas personas o hacerlas sentir mal, asi que simplemente las dejo hablar, aunque realmente no esté escuchando. Hice caso de muchos consejos cuando era una mamá recién estrenada y ahora me arrepiento de haberlos seguido.... Ahora, cuando me dan su opinión o consejo, simplemente me hago la loca, o digo: "ok, pero yo prefiero hacerlo así...." ya veremos si me llega una bendición más como serán los consejos, o tal vez por no ser primeriza ya no lluevan tanto....

no caminaba para buscarte, caminaba para encontrarte dijo...

He corrido con mucha suerte, estoy tranquila como mi familia y allegados miran mi forma de crianza, aunque se que algunas cosas no comparten, obviamente porque cada uno cria a su hijo a su antojo, pero bueno, lo respetan y en algunos casos admiran la relacion que existe con mi hijo.
Lo mas dificil ha sido congeniar con mi servicio de salud, siempre me quejo de ello, pero debo asistir a cada cita (para evitar problemas), ellos tienen un mètodo (que ni de riesgo llegaria a seguir), por ejemplo en los cursos prenatales, la psicopedagoga, sugirio que a los SEIS MESES, se debia sacar al bebe de la habitacion e independizarlo LO PUEDEN CREER? (las mayusculas las utilizo como una expresion de admiracion-negacion, como si estuviese levantando las cejas, disculpen no es un grito), mejor dicho a los 18 años lo debo sacar de casa e independizarlo porque ya es un adulto?.
Bueno total, aprendi que cada vez que llego a las "citas", me limito a escuchar y si hay cosas adaptables las tomo, sin refutar nada, eso si, prefiero abstenerme a comentar nuestra vida personal (para evitar ser juzgada, no se si leyeron algo que comente con anterioridad, que la psicologa prenatal, me "aclaro" que consentir, mimar y mucha atencion a tu hijo es una forma de violencia infantil.)
Realmente lo que debe importar es que mi hijo crece sano, me sorprende con las cosas que hace y es un niño consentido es cierto pero es feliz.

aprendiendoaser dijo...

Muchas gracias por este post. Creo que en la actualidad las madres y padres son muy juzgados y muy poco acompañados y apoyados. Había escrito hace un tiempo sobre esto http://aprendiendoaser.wordpress.com/2011/01/17/no-justifiques-ante-otros-tu-decisiones-parentales/

Anónimo dijo...

Hola Louma, que importante reflexión. Creo que a muchas nos ha pasado ser criticadas o juzgadas sin haber jamás pedido la opinión de esa otra persona. A mi lo que más me ha molestado, es que le digan cosas a mi hijo directamente, que lo molesten a él otros adultos, le han dicho en tono feo o despectivo "tan regalón que eres de tu mamá", o "tan apegado a tu mamá que saliste", "tan mamá dependiente"... y ese tipo de cosas. Cuando eso ha ocurrido, no he podido evitar interferir, pues se lo dicen delante mío. Y delante de mi hijo he devuelto con una pregunta "y a ti pareciera que eso te molesta?, te incomoda la relación tan cercana que tenemos con mi hijo?". Y si no, he esperado que mi hijo no esté a mi lado y me acerco a hablar con esa persona para aclarar su comentario, les he preguntado "qué quisiste decir?", "por qué dijiste algo así?", etc. No sé si es lo más adecuado, pero me parece válido también marcar un límite con los demás, siento que con eso he cerrado las puertas a futuros comentarios, algunas veces he cerrado con esta frase "no quiero que critiques a mi hijo o hagas ese tipo de comentarios, pues yo jamás criticaría ni comentaría así de tus hijos". A mi me parece importante enseñarle a él también a no recibir comentarios gratuitos si no los ha pedido. ¿Estaré equivocada? ¿Será mejor que sólo le enseñe a callar y a dejar que el otro hable?...
Muchos cariños desde Chile,
Carmen Luz

Anónimo dijo...

ayy me siento tan identificada!!! Mi beba tiene 17 meses y aun sigue con teta, la abuela paterna se alarma porque no merienda o desayuna con leche de vaca y porque practicamos el colecho. Siempre opina y dice lo q hay q hacer, aunque a mi directamente no me lo dice, se lo dice a mi marido, a mi me pone los pelos de punta, nunca le respondo, ni doy muchas explicaciones. La gente mayor se quedo con la crianza de su época. Todo lo q dicen ahora q no hay q hacer y q perjudica al bebe, es lo q hacían ellos con sus hijos o lo hacían sus padres con ellos mismos.Lo mas difícil es el tema de alimentación, cuando le ofrecen cosas q todavía no quiero q consuma o le pueda hacer mal. Yo por suerte hago todo lo contrario, y por suerte tengo el apoyo de mi madre q opina como yo. La verdad es un fastidio la gente así. Bueno la hice un poco larga, es lo q me pasa. Saludos para todas las mamas y en especial a Louma por todos los consejos útiles q nos da..Cariños Lau

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana