Pin It

Crianza: Necesario versus innecesario. Qué comprar cuando se va a tener un hijo.




Hoy vamos a hablar acerca de lo verdaderamente necesario para criar, y lo que acaba estorbando.
Share/Bookmark




Supongo que nos pasa a todos los padres primerizos, sobre todo si somos los primeros entre nuestros amigos o familiares de nuestra generación en tener hijos y más aún en querer criarlos de manera natural, respetuosa, apegada, instintiva:

Escuchamos consejos de todo el mundo, leemos en foros, que posiblemente luego nos daremos cuenta que para nada concuerdan con nuestra filosofía que poco a poco irá aflorando a medida que conozcamos a nuestro hijo. El hecho es que acabamos con un montón de trastos, la mayoría comprados con convicción e ilusión de que serán lo mejor para nuestros hijos, creyendo a pie juntillas que son imprescindibles para darnos cuenta demasiado tarde de que para criar con apego, hacen falta pocas cosas materiales.

Como muchas veces, hemos consultado una fuente inagotable de sabiduría:  nuestros lectores en Facebook :) para entre todos hacer dos listas, una de verdaderos imprescindibles y otra de cosas ante cuya tentación sucumbieron y que acabaron o bien en la basura, en el trastero, en una venta de segunda mano o entregado como regalo a otra (pobre) familia que posiblemente también acabe odiando el objeto en cuestión.

Sin más preámbulos, aquí la lista de trastos innecesarios, si están a tiempo, aún haciendo su baby shopping - ya saben ;)

  1. Cuna, moisés, sábanas de cuna, cojines anti-vuelco: Este es el número uno indiscutible entre nuestros lectores. Nuestra recomendación es leer artículos sobre colecho - compartir la cama con los hijos - antes de hacer esta compra que muchas veces acaba siendo un cajón enorme para tirar los juguetes hasta que uno se cansa y se deshace de ella.
  2. Cochecito/carrito/carriola: Todos parecen estar de acuerdo en que un cochecito no es indispensable a la hora de tener un hijo, al menos no durante los primeros meses. Aunque estoy de acuerdo, yo matizaría que en algunas ocasiones sí es útil, a veces el niño sí acepta quedarse a ratos sentadito o dormido. Lo que quiero desmitificar es aquella imagen que se empeñan en proyectar los comerciales, las películas y la sociedad en general de que los niños van sentados plácidamente en los cochecitos durante horas. Lo mismo de siempre: un niño necesita brazos, ser llevado, puede que acepte pasar algunos ratos en el cochecito, pero lo natural es que dado a escoger, elija siempre ir en brazos. Dicho esto, si salimos con el cochecito y un portabebés ergonómico, el cochecito puede ser útil para llevar una cartera pesada, la pañalera, las bolsas de la compra, mientras tenemos a nuestro pequeño atado al cuerpo o en brazos.
  3. Chupete/chupa/chupón: Muchas veces nos damos cuenta de que lo que en realidad necesita un bebé es simplemente amamantar a demanda. Dicho esto, el chupete podría ser útil en algunos casos concretos, como los que comentamos aquí, pero podemos perfectamente prescindir de él.
  4. Biberones y tetinas: Aún habiendo decidido continuar con la lactancia al reincorporarnos a un trabajo fuera de casa, que implique sacarnos leche y dársela al bebé durante nuestra ausencia; es factible - y de hecho recomendable - ofrecérsela en un vasito. Por otra parte, muchos bebés revierten su ciclo, por decirlo de alguna manera, permaneciendo las horas que mamá esté fuera de casa alimentándose muy poco o si son mayorcitos sólo con sólidos y zumos/jugos o agua, y compensando al amamantar más frecuentemente cuando se reúnen nuevamente. No podemos olvidar que la tetina del biberón permite una salida pasiva de la leche, lo cual no estimula el desarrollo correcto de la musculatura oral. Por otra parte, no es recomendable el uso de biberones en bebés menores de 1 mes, ni cuándo aún no se haya establecido una lactancia adecuada y agradable porque puede causar confusión del pezón al requerir una diferente posición de la lengua con respecto a la necesaria para estimular y vaciar los pechos.
  5. Esterilizadores, sean de micro-ondas, al calor o en frío: Como comentamos en este artículo, no es necesario, salvo en casos muy concretos donde lo haya recomendado el pediatra, esterilizar todo lo que vaya a usar el bebé. Al lavarlos y cepillarlos con jabón y agua caliente, se eliminan la mayoría de las bacterias, quedando posiblemente unas pocas, que estimularán gradualmente el sistema inmunológico del bebé. Yo tuve un esterilizador de micro-ondas y lo usé al principio, pero luego por consejo del pediatra, a las pocas semanas lo dejé. Si estamos empeñados en limpiar demasiado bien los enseres del bebé, podemos simplemente hervirlos prescindiendo de un trasto más en la cocina.
  6. Calienta-biberones: Sabiendo que podemos dar leche materna a nuestros bebés con un vasito me pregunto qué utilidad pueden tener los calienta biberones. Por otra parte, suponiendo que sí usaremos biberón, me pregunto nuevamente para qué comprar un electrodoméstico más si la leche materna ha de calentarse al baño maría lo cual tarda unos 4 minutos aproximadamente, y el calienta-biberones demora 3 minutos en calentar... 
  7. Juguetes para los primeros meses, ¿o año?: Es normal, creo que en esta caemos todos, ¿no? Primero porque se fabrican y comercializan juguetes demasiado lindos, los compramos con mucha ilusión, y segundo, nos suelen regalar otro montón... para que al final sea verdad lo que nos decían los abuelos: "Deja de comprar tantas cosas, ya verás que se entretiene más con la caja del juguete que con el juguete en sí", y qué razón tienen. Así que gente panzona del mundo: a esta hagan caso, o mantengan esas compras en mínimo :)
  8. Bañera y sillines de baño: Como comentábamos aquí, ducharse con un bebé, una vez perdido el miedo inicial, puede ser algo delicioso para los dos y muy relajante. Si nos da temor hacerlo durante los primeros meses, podemos simplemente bañarlo en una ponchera pequeña limpia y tener un trasto menos en casa. Además, una ponchera pequeña será más fácil de vaciar, más ligera y ocupará menos espacio.
  9. Juguetes de baño: Ya sé que fabrican juguetes de baño preciosos, yo también caí en la tentación de comprar animalitos para el baño. ¿resultado? Sam prefiere jugar con botellas de champú, tubos o botes de crema (vacíos y lavados), etc. Posiblemente luego del primer año comiencen a interesarse más por juguetes "de verdad" que por botellas. Cuéntenme cómo ha sido en su casa...
  10. Cambiador: Yo insistí en comprar un cambiador, de hecho no lo compré por separado, sino que era un accesorio de la cuna, en realidad la única parte de la cuna que aprovechamos... porque soy bastante alta y eso de encorvarme encima de la cama para cambiar a Sam 10-12 veces al día durante los primeros meses me sonaba a dolor de espalda. Sin embargo, conozco a varias mamás que prescindieron de él, cambiando al niño sobre la cama familiar cubierta con un protector impermeable y no se han quejado de ello. Por otro lado, cabe destacar que un cambiador sólo sirve hasta que el niño aprenda a sentarse y/o girarse por sí solo, que nunca debemos quitarle una mano de encima, ni la vista, porque en un instante pueden caerse. Así que la vida útil del cambiador tampoco es muy larga y a los pocos meses, es probable que acabemos cambiándolos sobre la cama.
Y aquí los necesarios:
  1. Portabebés ergonómico: Aquí hablábamos de todos los beneficios de llevar a un hijo en un portabebés ergo. Destacamos que sea ergonómico, porque de no serlo, además de llevar al pequeño en una posición que no es la ideal para su crecimiento y desarrollo, acabaremos con la espalda, hombros y cuello destrozados, créanme - tuve un Baby Björn (por desconocimiento) antes de comprarme un fular. Existen muchos diferentes portabebés ergonómicos, entre los cuales destacan el fular, el mei tai, el mei hip, el pouch, la bandolera y las mochilas
  2. Cojín de lactancia: Las matronas que dictaban ambos cursos de preparación al parto a los cuales asistí coincidían en que sería de gran ayuda, así que compré el cojín de lactancia. Los hay de varios tipos, unos suaves y mullidos, otros firmes, otros ya más sofisticados con bolsillos para meter el teléfono, un botellín de agua, etc. A mi parecer ya eso es too much! Un buen cojín de lactancia puede servirnos para apoyar la columna al colocarlo entre las piernas para dormir durante los últimos meses del embarazo, y luego para amamantar sin encorvar la espalda ni llevar todo el peso del niño directamente sobre los brazos. Aquí debo comentar que una vez que el niño comienza a tener más movilidad y a practicar el mama-sutra, puede que acabe tirando el cojín para tener más libertad de amamantar en la posición que le plazca. Aún así, probablemente hayamos quedado con la costumbre de dormir con el cojín debajo de una pierna y seguirá siendo útil :)
  3. Pañales de tela: Aunque no tengo experiencia personal usándolos, soy bastante eco-consciente. En casa reciclamos y separamos todos los resíduos y preparamos la mayor cantidad posible de alimentos en casa. He escuchado muy buenas referencias acerca de los pañales de tela modernos de boca de varias mamás. Esta sigue siendo la mejor alternativa para evitar alergias, resíduos y gastos constantes comparados con los pañales desechables.
  4. Sostenes de lactancia y discos absorbentes reutilizables de algodón: Ya hablamos aquí de la importancia de tener buenos brassieres para la lactancia. Siempre que sea posible, lo más cómodo es elegirlos de algodón, con un pequeño porcentaje de Lycra y sin aros. Durante los primeros 2 a 3 meses de lactancia, es probable que el pecho gotee, para evitar que la leche traspase los sostenes de lactancia, la ropa, y si estamos durmiendo, incluso las sábanas, van muy bien los discos absorbentes. Aquí si puedo comentar de primera mano, porque he probado los desechables y los de algodón. Los primeros son más absorbentes y aguantan un poco más sin que la leche traspase porque tienen por el lado exterior, una cubierta plástica impermeable. Sin embargo, al estar rellenos del mismo material que los pañales desechables, se hinchan al absorber, lo cual puede ser un poco incómodo, además el no ser transpirables es una desventaja. Por otra parte, los de algodón presentan la ventaja de ser lavables, suaves y de un material orgánico, natural, carente de químicos y transpirable, a diferencia de los desechables.
  5. Lanolina ultrapura: Como comentábamos aquí, la lanolina es la única crema para pezones irritados, agrietados y/o adoloridos que no ha de ser retirada antes de dar el pecho. ¿Se imaginan tener que ir a lavarse después de dar el pecho, aplicarse la crema y luego lavarse nuevamente con una sola mano mientras el niño llora en el otro brazo pidiendo pecho? Muchas expertas en lactancia recomiendan untarse y dejar secar unas gotitas de leche materna al final de cada toma, cuando esto no basta y aún haciéndolo, tenemos la piel seca y agrietada, la lanolina puede ser una gran aliada. Es un producto natural, hipoalergénico, no tóxico y no le causa ningún daño al bebé si lo ingiere al mamar.
  6. Asiento de seguridad para automóvil: Sé que nadie lo ha mencionado cuando hemos consultado a nuestros lectores en Facebook, pero a mí francamente me aterra viajar en carro/coche con Sam sin que esté debidamente sentado y abrochado en su Maxi Cosi. Llevan protectores laterales para la cabeza, un cinturón a su medida y protegen su cuerpito ante cualquier impacto, como por ejemplo, una frenada repentina. Puedes perfectamente prescindir de él si no acostumbras llevar a tu bebé en carro, pero en caso de transportarlo así, es lo más seguro para él.
  7. Extractor eléctrico de leche materna: Existen en el mercado variedad de modelos que pueden ser útiles según las necesidades de la mamá. Si ha de separarse de su pequeño por numerosas horas o no puede dar el pecho directamente, por ejemplo por hospitalización, y que por ello el niño poco pueda estimular el pecho debidamente, lo mejor es un extractor de calidad hospitalaria. Para los demás casos, basta con uno pequeño eléctrico o bilateral para acabar antes. De todas maneras, tampoco es absolutamente imprescindible, aunque sí conveniente, porque también podríamos aprender a hacer una buena extracción manual e ir almacenando nuestra leche. Podemos almacenar la leche extraída en envases limpios, sean de plástico apto para alimentos, de vidrio o bolsas especiales para leche materna.
  8. Tapones para los oídos: Supongo que las que comentaron esto no se imaginaban que lo agregaría al artículo, pero francamente vale la pena mencionarlo :) Las madres recientes, sobre todo si somos primerizas, nos vemos a menudo plagadas de comentarios aunque bienintencionados, muchas veces errados, poco contrastados científicamente o de plano perjudiciales para el niño. Para ello, qué mejor que unos tapones de oídos que acallen las voces de nuestro alrededor y nos recuerden escuchar atentamente nuestro instinto. También he leído en un mamá-blog en inglés la recomendación de usar un solo tapón cuando se colecha y se tiene un marido roncador, jeje. De esta manera oímos los gemidos suaves de nuestro hijo cuando va a pedir el pecho, pero logramos conciliar el sueño al oír los ronquidos a más bajo volumen.
  9. Lecturas: Aquí no se trata de libros con consejos, sino todo lo contrario. Gracias a lo que he aprendido desde que soy mamá, huyo de los libros con métodos que pretenden enseñarte cómo hacer las cosas. A mi parecer, lo mejor son los autores que te dan el empujoncito necesario para volver a confiar en tus instintos, permitirles aflorar y hacerles caso. Algunos podrían ser:
Luego están los de indagación personal, más profundos y quizás incluso dolorosos de leer, pero no menos beneficiosos en el camino de la maternidad como por ejemplo: 


   10. Tribu: Aunque esto no es algo material como tal, ni un regalo que podamos agregar a una lista de baby shower, ¿o sí? es probablemente el más importante de todos, sobre todo cuando criamos solas. Mucha gente se animará a visitarnos cuando estemos recién paridas, y lo que en realidad necesitamos, más allá de celebrar y tener huéspedes en casa es tener gente que nos haga sentir contenidas emocionalmente, alguien que se ofrezca a abrazar al bebé para darnos una duchita veloz, o a darnos de comer a cucharadas mientras amamantamos, traernos una comida caliente, o rellenarnos el congelador con comidas caseras... porque créanme: toma tiempo y es durillo acoplarse y aprender a cocinar con un recién nacido en un brazo o en un portabebés, con el cansancio de un parto, las hormonas revueltas, etc. pero un puerperio sin sostén emocional, eso es más duro aún...

¿Y ustedes? ¿De qué compras o regalos se arrepintieron y deshicieron? ¿Y cuáles recomendarían aparte de estas?


Foto © Erik Isakson/Blend Images/Corbis

16 opiniones:

Zary dijo...

Totalmente de acuerdo con las listas..afortunadamente la mayoría de cosas innecesarias las heredamos y, por lo tanto no nos costaron dinero a nosotros. Solo agregaría un mecedor. Es súper bueno para pasar largos rato con tu bb en brazos o para darle teta, junto con el cojín. El balanceo los relaja mucho!!!Yo uso el mio todos los días, mucho tiempo.

Zary dijo...

Una pregunta con relación a las lecturas que recomiendas:Me las voy a leer todas, pero como son tantas, ¿por cuales aconsejas comenzar?

Amor Maternal dijo...

Hola Zary, yo tenía muchas ganas de una mecedora, pero nunca encontré una que me enamorara :( quizás por eso la olvidé en la lista, jeje... tienes razón, debe ser divino mecerse con un peque en brazos!

Sobre los libros: no los he leído todos, depende de cómo te sientas tú, he leído a Carlos González, a Lauren Feder y (son light, amenos e indoloros) y a Laura Gutman (transformador, necesario y me ha hecho llorar mucho)... así que depende de qué humor estés tú supongo. Laura Gutman nos recomendó en la conferencia comenzar por La Maternidad y el encuentro con la propia sombra o Mujeres Visibles, Madres Invisibles (de entre sus libros). Yo comencé por los de la primera lista, luego pasé a la segunda. Si quieres pregunta en nuestra página de Facebook a ver qué te aconsejan las demás - la lista la armamos entre todos ;)

Besos y gracias por la visita!

Louma

Carlos dijo...

Jeje, están muy bien las listas, Louma. En nuestro caso, varias de las cosas "innecesarias" fueron heredadas, lo que le da un valor especial, pensando que Sara pasea en el coche de unos primos o duerme en el moisés de otro. Además, el chupete y el cambiador, también heredado, sí que los vemos importantes.

De los "necesarios", mi mujer no echó de menos el cojín de lactancia, que también nos ofrecieron, y el sacaleches lo devolvimos casi sin uso, ya que manualmente se sacaba la leche más rápido.

De los libros, sólo hemos leído y nos han gustado los de Carlos González, aunque a mi no me parecen tan light.

Ada sin H dijo...

Que gusto leerlas...

Fijate que la cuna yo la use de corralito cuando ya gateaba mi niño y eso de dia para que jugara en lo que hacia la cama o asi, ahora que tengo mi segunda bebe la uso sin un barandal pegada a la cama para "ampliarla" porque como ya somos 4 nos ayuda a tener un cachito extra seguro para la nena, pero si la primer epoca ahi estaba hasta en caja =)

Me encanto lo de los tapones porque ciertamente no faltan consejos hasta de extraños!! en los restaurantes y demas...

Abrazos mamas!

Ana dijo...

Yo tambien creo que ua mecedora es muy muy util. Buscaré una si tengo otro bebé!

Luna dijo...

Yo voto por la mecedora, ya tenia la experiencia de mi país, en Cuba suele haber mecedoras en todas las casas...y yo no imaginaba tener a mi bebe sin una, así que mi mama adptiva aqui en España se encargo de buscármela y me la regalo después de nuestra boda. Qué más decir, es el sitio preferido de mi Laia para relajarse y dormir.

Zary dijo...

Louma muchas gracias!!! Este fin de semana busco 2 libros de la lista para comenzar ahora en vacaciones y te cuento como me va!!

Amor Maternal dijo...

Hola Carlos!

Qué gusto verte de nuevo por aquí :) Estoy de acuerdo contigo... las cosas heredadas adquieren un valor sentimental muy lindo. Lo que no entendí es cómo heredó un chupete, eran usados? o los dejó alguien sin estrenar? Realmente no es recomendable compartir un chupete por cuestiones higiénicas. Aunque se pueden esterilizar, es recomendable renovarlos más o menos una vez al mes, por si se desgasta el material y que cada niño tenga el suyo...

Lo de la extracción manual depende mucho de la destreza que uno adquiera y de la disposición. Una vez pillado el truco va muy bien :)

Hola Ada!

Qué bueno que aprovechaste la cuna como sidecar, he leído que eso va genial porque el niño tiene su cama a la vez que duerme pegado de mamá :)

Hola Ana!

Yo me quedé con las ganas de tener una mecedora, pero en cuanto pille una que me guste, me la traigo a casa... Para sentarse es super relajante, con o sin bebé, jeje ;)

Hola Luna!

Qué lindo que te hayan regalado una buena mecedora y que Laia la disfrute también, me alegra mucho :)

De nada, Zary... ya me contarás!

Un abrazo a todos y gracias por pasar...

Louma

Carlos dijo...

Me expliqué mal con el chupete. Quería decir: "el chupete y el cambiador sí que los vemos importantes; además, el cambiador también era heredado (el chupete, no)".

majka. dijo...

Hola!

Yo también he heredado muchas cosas inútiles e inecesarias (cacharros que hacen música infernal y colores que imnotizan, mochilas para destrozar las espaldas de nuestros bebés, etc...).

Siempre que visito una amiga que acaba de parir, le regalo un fular para ella y su bebé, menesteres para el postparto, pañales y un bizcocho casero jeje...

Estoy de acuerdo en general, pero sobretodo en el hecho de la tribu. Cuando mejor me sentí era cuando llegaba a mi casa un familiar o amigo que estaba con mi hija a gusto y tranquilamente, si la niña llora no me la daba corriendo como si fuera el diablo y yo tenía tiempo para una duchita o un café, una xarla sobre consejillos prácticos y cuando era el momento se marchaban, porque también están los que a parte de molestar no encuentran nunca el momento de largarse!


Un abrazo! y felicidades por el blog, lo he encontrado hoy y me ha gustado mucho!

Amor Maternal dijo...

Hola Carlos!

Ok, ok, ya entendí :)

Hola Majka!

Qué buena idea tus regalos para mamás recientes, me encanta!

Gracias a los dos por pasar, un abrazo :)

Louma

Alba dijo...

Llego un poco tarde a este post, pero me ha gustado tanto que no me resisto a dar mi opinión. Para mí fue muy importante el cambiador, aunque soy bajita suelo sufrir de la espalda si me encorvo demasiado, y estaba segura de que quería uno. Pero tiendo a ser muy ecológica en estas cosas, y en lugar de comprar uno, me traje la mesa de estudio que aún sobrevivía en casa de mis padres. Es del mismo color que los muebles de la habitación que iba a servir para los trastos del peque, suerte inesperada, y bien forrada con una toalla enorme y un protector siempre sirvió muy bien para lo suyo. Sobre ella vivieron siempre los pañales y toallitas, y el cesto con crema, peine, colonia etc, y lo bueno es que sigue en el fondo siendo una mesa: cuando nos olvidemos de los pañales y ellos crezcan un poco, podrá volver a ser la base de operaciones de sus tareas escolares.
Por cierto, cuna, silla, etc se fueron de casa por la puerta de atrás, vendido todo de segunda mano, y nos sirvió para comprarle al mayor la ropa de un par de temporadas ;)

Betzabe dijo...

Yo perdi un dineral enteteros, mi hijo nunca los acepto siempre directo al pecho y luego saltamos a biberones que en lugar de tetinas traian cucharita superpracticos!!! mil veces mejor que plato y cucharilla, cero derrames!. Tambien fue un fiasco la compra del estractor de leche electrico, nunca pude usarlo. El mueble bañera-cambiador para mi fue maravilloso, muy cómodo de las mejores compras. Para este segundo embarazo voy corriendo a ller los enlaces sobre portabebes que esos si que me hicieron falta y esta vez quiero comprar uno de calidad y que pueda tenr a mi chiquitna bien pegadita a mi :)

Rosario la Dinamitera dijo...

Lo único que no comparto es el calentador de mamaderas pues cuando mi pareja se queda sólo con el bebé se la dejo lista y el sólo aprieta un botoncito y la leche lista calentita. Lo mismo cuando quiero calentarle algo de comida al bebé. Mucho más cómodo que hacerlo a baño maría. Los juguetes los goza e incluso algunos se los he hecho yo a mano. También disfruta mucho su bañadera porque nosotros sólo tenemos ducha y ahí no puede chapotear y salpicar.

Anónimo dijo...

No te imaginas todas las cosaa que compramos antes que naciera mi Francis!, juguetes, ropa que no alxanzo a usar... La cuna heredada de mi sobrina a sido util porque la tengo al lado de mi cama, bebe pide su leche en la noche y lo acuesto al lado mio, el mama y yo doy que mamar dormidos jaja.
El estractor es util peroal parecer no se utilizarlo bien porque se me hace mas rapido hacerlo manual.
Muchas gracias por todo lo que publicas Louma, no te imaginas todo lo que me ha servido.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana