Mis libros

Mis libros

Agenda 2014

Agenda 2014

Curso Berrinches

Curso Berrinches

Charla Berrinches

Charla Berrinches

Charla Sueño

Charla Sueño

Curso Salud Bucal

Curso Salud Bucal

Charla Cepillado

Charla Cepillado

Charla Organización

Charla Organización

El Club

El Club

Diseño web

Diseño web

Pin It

Nuestro parto feliz: Natural, respetado y no medicado. Parte IV


Share/Bookmark
Si quieres, puedes leer la parte I, la II y la III

Los masajitos en la espalda que me daba Ricardo fueron divinos y ayudaron mucho a relajarme y centrarme. Luego de esas 6 horas, él estaba al borde de un infarto, así que llamamos a un taxi que nos acercó al hospital Sant Pau.

Fuimos con lo mínimo necesario, habiendo dejado preparado otro maletín para el día siguiente. Mis contracciones habían comenzado recién estrenado el 6 de junio, justo a medianoche. Acudimos al Sant Pau como a las 10 de la noche del mismo día. Es decir, luego de unas 20 horas con contracciones en casa. Puri, mi matrona, me ofreció una bata del hospital, y Ricardo me ayudó a cambiarme. Miraba a mi alrededor, las viejas paredes del paritorio y me recordaron el ambiente de mi amada UCV, patrimonio cultural de la humanidad, al igual que el Sant Pau. Me sentí en casa. Puri me revisó y comprobó que ya tenía 6 centímetros de dilatación. El obstetra que la acompañaba no se lo creía. Era joven, de mi edad, me comentó en tono incrédulo “ojalá todas las primíparas vinieran al hospital con 6cm, es rarísimo ver eso”.

Un par de frases después, miró mi botellita deportiva de agua y me pidió que dejara de beber. Tomaba apenas sorbitos para mojarme la boca, porque la respiración que te enseñan en las clases de preparación al parto, aunque ayuda mucho a concentrarse, oxigenarse, relajarse y conectarse con el parto, da mucha sed. Mucha. Mucha. No quería que bebiera agua, para no tener que hacerme un lavado de estómago en caso de que pidiera la epidural y surgiera alguna complicación que requiriera intubarme. Le expliqué que no quería epidural. Creo que luego de eso se fue a leer mi historia clínica y a ver a las demás parturientas.

Entretanto, Puri me permitía -y sugería- diferentes posiciones durante la dilatación, lo cual agradezco enormemente. Era como una mamá grande que te deja ser. Sabia, observa, apoya. Al rato vuelve a entrar el obstetra a decirme que la chica que llegó después de mí ya había pedido la epidural, que estaba seguro que yo sería la próxima, como insistiéndome nuevamente, en tono chistoso, aún tan incrédulo como al principio. Le repetí que no la quería, que podía tolerar lo que sentía. Esto se repitió un par de veces más, hasta que se resignó.

Pasé un rato sobre la pelota de dilatación, lo cual era bastante agradable, con Ricardo masajeándome la espalda. Luego probé un rato en la silla de partos. Me sentí bastante cómoda allí también. El cuerpo me pedía moverme, cambiar de posiciones luego de un ratito y me dejé llevar. Di paso a mi parte animal, me dejé ir. Es una sensación increíble. Al cabo de 4 horas, ya estaba dilatada en 10 centímetros. Problema: no había roto la bolsa. El obstetra, ni corto ni perezoso se ofreció a rompérmela, a lo cual (obviamente) me negué.

Entre jadeos le expliqué que podía tolerar el nivel de dolor que sentía
, y que había leído mucho sobre el tema, que sabía que la ruptura artificial/intencional de membranas aumentaba significativamente el dolor. Yo sabía cuánto podía tolerar, hasta aquí iba bien. Con más dolor sentía que no podría. Puri me recomendó pujar. Recordé el movimiento que nos pidieron visualizar al pujar en las clases de preparación al parto. No funcionaba.

Pasé así 4 horas más. Estaba agotada, y aún no lograba romper la bolsa amniótica. Me quejaba, sólo quería descansar. Ricardo sintió que necesitaba aliento y me habló firmemente y me hizo reaccionar: “Louma, esto es lo que querías, estás logrando el parto que quieres. En lugar de quejarte entre una contracción y otra, aprovecha la bajada para respirar lento y reposar.” Palabras mágicas.


Puedes leer el final de esta historia en el siguiente vínculo:



Cuéntanos… ¿Cuál fue la frase de apoyo que más te ayudó durante tu(s) parto(s)?

Foto © Juliana Wiklund Johnér Images Corbis

2 opiniones:

Ana dijo...

Bueno somos afortunadas yo llegue con 6cm de dilatacion al parto de mi segunda nena(cuento este parto pque es la mejor experiencia los otros fueron dificiles e inducidos) ya las 2 horas y media nacio la gordita! la frase que mas me ayudo fue la de mi partera muy naturalista ella,una mujer de campo,amorosa,me dijo"tu sabes parir,ponte en la posicion que mas te agrade,respira y deja de preocuparte que tu cuerpo sabe y tu bebe te ayuda"pase mis contracciones parada o agachada con mi esposo ahi y los pujes vinieron antes de lo previsto por la partera por lo que la beba nacio en la cama en la cual me sente en cuanto senti que ya salia!! mire al frente vi a la partera entrar y di el siguiente puje (sintiendome segura porque ella ya estaba ahi para ayudarme)salio la cabeza de mi nena y ella grito "por fabor mi amor espera que me ponga los guantes!!"eso fue genial porque volvi a pujar y salio Avril disparada hacia sus manos(sin guantes aun!).Que genia esa mujer ,que afortunada yo de tenerla ese dia!!GRACIAS DELFA

Vivian dijo...

Louma,me has hecho revivir tantas cosas! Qué ganas de seguirte leyendo!
Un gran abrazo,
Vivian

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana