Pin It

Patricia Garcés: "La lactancia me convirtió en la madre que el parto me quitó"


Hoy quiero compartir con ustedes una conmovedora historia de parto que me ha enviado Patricia Garcés para publicarla en Amor Maternal. Patricia es madre, hija, esposa y tiene 34 años de edad. Es Licenciada en Comercio Internacional y en su tiempo libre, investiga para educarse en cuanto a parto respetado, lactancia y crianza con apego, con miras a convertirse en asesora de lactancia certificada. Trabaja actualmente con La Liga de La Leche para certificarse como líder y abrir el primer grupo de la Liga en su ciudad de origen, Reynosa, Tamaulipas, en México.

Sin más preámbulos, les dejo el texto que ha querido compartir con nosotros Patricia, como participación en el carnaval de blogs Estimado Obstetra, dentro de la celebración de la Semana Mundial del Parto Respetado:


Cuando Louma lanzó esta llamada para escribir las historias de nuestro parto o una carta a nuestro obstetra sentí que finalmente era tiempo… Era tiempo de ver con ojos objetivos MI parto, ese al que le he “sacado la vuelta” por 17 meses, ese al que cada vez que lo recuerdo, lloro y siento una opresión en el pecho, ese sobre el cual aún siento culpabilidad. Es tiempo.

Esta es una historia sin víctimas ni victimarios, simplemente seres humanos tratando, creo yo, de tomar
las mejores decisiones en base a sus conocimientos, sentimientos y circunstancias.

Comenzaré por decirles que tuve la bendición de tener un embarazo “normal” (si es que eso existe), sin grandes complicaciones, con los típicos malestares pero nada fuera de lo común. Siempre que había pensado en la posibilidad de ser madre de inmediato pensaba en un parto, para mí la cesárea nunca fue opción. Tenía 2 años de conocer a mi ginecólogo cuando supe que estaba embarazada. Sobra decir que la noticia nos alegró tanto a mi esposo como a mí. Desde la primera consulta de revisión del embarazo le hice saber a mi ginecólogo que yo buscaba un parto, él dudó pues en mi ciudad la mayoría de las mujeres optan por cesárea (el 95% de los casos, según me dijo y lo he podido comprobar) pero creo que decidió darle tiempo al tiempo.

En la semana 16 comencé a tomar clases de yoga prenatal. La maestra nos decía que confiáramos en nuestro cuerpo, nos compartía historias de éxito de otras compañeras. En la semana 23 comencé con el curso psicoprofilactico, la instructora nos daba “tips” y nos prevenía de las “mañas” que se dan los doctores para programar cesáreas innecesarias para que tuviéramos cuidado, al menor pretexto te quieren programar una cesárea por cosas como: el bebe está muy grande, el bebe está muy chico, tú has subido mucho de peso, no has subido lo suficiente, tienes la cadera estrecha, tu placenta está madura, tienes poco líquido, el bebe está sentado, el bebe tiene el cordón umbilical enredado y un largo etcétera. Sobra decir, que con tantas posibilidades se vuelve uno extra cuidadosa.

Mientras tanto, en cada consulta yo me encargaba de recordarle al Dr. que lo mío iba a ser parto, ponía todo de mi parte, llevaba una dieta saludable, le decía que estaba sumamente preparada, le platicaba de mi curso psicoprofiláctico, del yoga, de todo lo que estaba leyendo. Básicamente lo tenía que “convencer” de que estaba lista. Creo recordar vagamente que alguna vez me dijo: “está bien, pero si en algún momento del parto pierdes el control te hago cesárea!”. Así que tendría que ser yo una “buena chica”. Siempre me decía que él no me podía “prometer un parto” porque muchas cosa pueden salir mal, que tendríamos que esperar al último momento. Honestamente esto me causaba temor. Había escuchado muchos casos de Doctores que te prometen un parto durante todo el embarazo y en el último momento, te hacen una mala pasada, una “innecesárea” sin justificación alguna cuando ya estás en pleno trabajo de parto aprovechándose de cualquier pretexto.

En alguna consulta cuando estábamos discutiendo el asunto de sus honorarios me dijo que él iba a cobrar la misma cantidad de dinero ya fuera cesárea o parto. Aunque al principio esto me sorprendió
(las cesáreas siempre son más caras) conforme lo fui reflexionando me pareció que sería desde cierto punto una ventaja ya que al menos el interés monetario por su parte no estaría en juego, ese era un factor de riesgo del que me podría olvidar al momento del parto.

En otra ocasión cuando le dije que no quería epidural ni episiotomía me dijo que lo de la epidural dependía de mi pero que la episiotomía no era negociable y que iba a necesitar ponerme algún tipo de anestesia para eso y para la “limpieza de la cavidad” después de la expulsión de la placenta. Así que yo sabía que si seguía consultado con él la episiotomía sería inevitable. ¿Por qué no busqué otro doctor en ese momento? Por MIEDO. Porque en una ciudad que tiene un 95% de cesáreas las estadísticas no estaban a mi favor. Al menos con mi Dr. actual yo sabía que de hecho él SI había realizado partos, con franqueza les digo que NO conocía ni tenía referencia de ningún otro doctor en la ciudad que atendiera partos, siempre que preguntaba por otros médicos las referencias eran cesáreas, cesáreas y más cesáreas. Incluso mi doctor me ofreció contactarme con un colega suyo en una ciudad a 3 horas de la mía, donde me dijo que yo podría tener el tipo de parto que estaba buscando (respetado). No quise tomar el riesgo de ir a dar a luz a una ciudad que no conocía, con un medico que tampoco conocía.

Para la semana 29 el bebe estaba “sentado” y el doctor me decía que si esto seguía así la cesárea sería inevitable. Por medio de unos ejercicios que me dieron en el curso psicoprofiláctico el bebé se puso finalmente en posición y pude respirar tranquila de nuevo.

Otra cuestión era el asunto de que me iba a enfrentar sola a mi parto, pues en la ciudad donde vivo los hospitales NO permiten la presencia de ningún familiar al momento del alumbramiento. Están todos confabulados. Preguntando aquí y allá y por medio de conocidos conseguimos un “permiso” para que en teoría mi esposo entrara al momento del parto.

Finalmente llegué a dos días de cumplir las 40 semanas. Tuve una crisis personal sobre la cual no entraré en detalles pero la que me puso en un estado de ánimo sumamente alterado y en medio de mi histeria pedí una inducción. Sí, yo, la que por 39 semanas soñó, pidió, lucho y se preparó para un parto natural pedí una inducción. No entendí razones, incluso debo resaltar que mi Doctor me pidió tener calma y que esperáramos, me dijo aún quedaba tiempo, que faltaban 2 semanas para “tener que hacer algo”. Yo me negué. Necesitaba dar a luz YA. Mi Doctor me dijo que no me iba a inducir el parto con algún medicamento, que me iba a hacer una “rotura de membranas” para ver si podía provocar el trabajo de parto de una manera “natural”.

Me fui a casa y en la noche tuve contracciones irregulares que pararon por la mañana, de nuevo fui con el ginecólogo quién realizo un segundo movimiento de membranas. Después me envió al hospital a que me tomaran una radiografía para ver si la cabeza del bebe iba a pasar por mi pelvis sin problemas al momento del parto. Me dijo que le leyera el resultado por teléfono. El resultado era 1:1 y me pidió que fuera de nuevo a su consulta. Me explicó que no era un resultado del todo “favorable” y que existía la posibilidad de que al momento del alumbramiento la cabeza del bebe no pasara por la pelvis, que sería como un “volado” y lo dejo a mi consideración. Le dije que 50% de probabilidad era mejor que nada y que yo seguía buscando mi parto. Ahora que sé lo que sé respecto a partos creo que este fue un intento de aplicarme una “innecesárea”.

Me dijo que si el trabajo de parto no se desencadenaba de manera espontánea me esperaba en el hospital al día siguiente a las 8am para inducirme. Esa noche tuve contracciones irregulares de nuevo, dormí sentada porque había leído que acostada se podía alentar o parar el trabajo de parto. Finalmente a las 8am llegué al hospital, desafortunadamente sólo con un centímetro de dilatación.

Lo que sigue es lo ya de todos conocido: Oxitocina artificial (por cierto, DOBLE goteo de oxitocina para que el parto avanzara “más rápido”), rasurado del vello púbico, enema, contracciones extremadamente dolorosas gracias al doble goteo de oxitiocina que me hicieron suplicar por la epidural. Finalmente 3 horas y media después de que llegue me pasaron a la “sala de alumbramiento” (que no es otra cosa más que el quirófano, en esta ciudad NO tenemos salas de alumbramiento) yo vestía una de esas batitas tan monas donde se te ve todo el trasero, pasando en medio de un montón de gente que entraba y salía de otros quirófanos, ahí me aplicaron la epidural con 8 centímetros de dilatación. Debo mencionar que la persona de la cual sentí más violencia obstétrica al momento del parto NO fue mi ginecólogo sino la anestesióloga (MUJER). Antes de que me pusiera la epidural al momento de tener una contracción fortísima quise gritar y me dijo levantándome la voz: “Aguántate! NO grites ni hagas escándalo”. Me sorprendí muchísimo y me sentí muy vulnerable. Mi esposo no llegaba aún y me sentía completamente sola y abandonada a mi suerte.

Finalmente después de que me rompieron la fuente y me hicieron la episiotomía estaba lista para “pujar”. Intenté pujar y el doctor me dijo “No, no, no, ¿qué estás haciendo? Lo estás haciendo TODO mal”. Me sentí como una niña regañada. Después de pujar 2 veces la anestesióloga le dijo al Doctor: “le ayudo doctor?”. Yo no tenía ni idea de a qué se refería pero vi con horror como se subió a mi estomago y ¡comenzó a empujarlo hacia abajo de una manera muy agresiva y yo no podía hacer nada! ¡No supe qué hacer! Aún ahora me reprocho por qué no luché, por qué no dije nada, por qué no me defendí.

Cuando ella finalmente se bajó de encima de mi abdomen pujé 2 veces más y el bebe nació. Con dolor reconozco que al verlo no sentí NADA, NADA en absoluto. Lo vi y era como si ese bebe fuera de alguien más, no mío. Obviamente se lo llevaron para limpiarlo, hasta este punto no me habían permitido tocarlo, sólo verlo. Una vez limpio el pediatra me lo mostro de lejos y entonces le dije: “¿puedo?” extendiendo mis brazos para que me diera al bebé. ¿Por qué no EXIGÍ que me lo entregaran? Sólo acerté a pedirlo sumisamente. El bebé estaba llorando y me permitieron tenerlo en mi pecho por literalmente UN segundo. Segundo que bastó para que él calmara su llanto, sólo para retomarlo cuando nos volvieron a separar.

Para estas alturas ni sus luces de mi marido. Jamás llego al parto. Lo distrajeron con otras cosas para que no entrara. Me quedé con el ginecólogo mientras salía la placenta y con pena recuerdo que nos pusimos a hablar de las cosas más intrascendentales, como si me estuviera tomando un café con él. Yo estaba totalmente desconectada del momento. Como si no acabara de dar a luz.

Después me pasaron a la sala de recuperación donde estuve junto con otros pacientes que habían salido de cirugía por lo que me parecieron horas sin ver a mi familia o a mi hijo. Aunque para serles perfectamente honesta no sentía la necesidad de ver a mi bebé en absoluto.

Finalmente me pasaron a la habitación, cuando llegué no había nadie. No recuerdo cuánto tiempo después llevaron al bebe. Yo seguía “desconectada”. No me sentía su mamá. Aparte le había dando biberones con formula en el cunero (sin mi consentimiento!) así que estaba dormido, él no expresaba necesidad de estar conmigo ni yo de estar con él. En el hospital no existe el alojamiento conjunto, los bebés se van al cunero por muchísimas horas separados de su mamá. Durante mi estadía ahí (de un día y medio) recuerdo haber pasado con el bebé máximo un par de horas, de estas dos horas si lo tuve en brazos media hora es mucho decir. Sobra mencionar que ahora que sé lo que sé sobre parto respetado y las primeras horas de vida del bebe me siento tremendamente culpable.

Algo de lo que estuve segura conforme fue avanzando mi embarazo fue sobre la lactancia. Hablar del nulo apoyo que me dieron en el hospital o por parte del pediatra que recibió al bebe sería hacer este relato mucho más largo. Basta decir que el apoyo fue de escaso a nulo y salí del hospital con una “receta” de formula láctea y una lata gigantesca de la misma que me hicieron el “favor” de regalarme.

Cuando llegamos a casa y el bebe comenzó a llorar encontré su llanto sumamente irritable. Mi esposo le hablaba con mucha ternura, lo tomó y me lo pasó. Ahí fue donde comenzamos a intentar la lactancia realmente por primera vez, ahí fue donde de a poco comencé a sentir a ese bebe como MÍO, ahí fue donde al sortear juntos tantos problemas y dolor con los primeros días de la lactancia poco a poco comencé a comprender, poco a poco comenzamos a hacernos uno.

Por eso abogo tanto por la lactancia, por eso la defiendo con uñas y dientes, por eso ayudo, aconsejo a quién me lo pide y también a quién no. Porque a mí la lactancia me convirtió en la madre que el parto me quitó. De no haber tenido el vínculo de la lactancia (y seguirlo teniendo 17 meses después), no sé qué tipo de madre sería ahora.

Del dolor de le episiotomía, del tiempo que me tomó recuperarme y de todo lo que esa herida me complicó mis labores de mamá los primeros días mejor ni hablar.
Y esta es la historia de mi parto.

Sólo me resta dar las gracias a Patricia, por compartir su historia, sé que ayudará a muchas mamás, y que muchas de nuestras lectoras sabrán decir las palabras adecuadas para ayudarla a sanar sus heridas. Si gustan contactar con ella, pueden encontrarla en Twitter y en Facebook.

Si sientes que has sido víctima de violencia obstétrica, puedes llamar a la línea de apoyo Escuchando con el Corazón, en España, en donde puedes contar lo que te ha pasado,  y ser contenida y asesorada al respecto.


12 opiniones:

Broken Fortune Cookie dijo...

Patty,

Tu historia me recuerda mucho a la mía en la parte del trato del hospital. Creo que es urgente que se hagan cambios drásticos en la manera de tratar a las FAMILIAS que llegan ahí para tener un bebé (porque nos tratan mal a todos, a las mamás, a los papás y a los bebés). ¡Me parece sobre todo sorprendente que sea en los hospitales particulares en donde te tratan peor después del dineral que te cobran! Tengo familiares que han parido en hospitales públicos y si bien tampoco es que las traten con cariño, tienen protocolos "menos malos" (no me atrevo a decirles mejores) que en los hospitales privados (no te separan tanto tiempo del bebé, en muchos hay alojamiento conjunto y te "obligan" a cuidar del bebé todo el tiempo (amamantarlo, cambiarlo, bañarlo).

De verdad no comprendo por qué permitimos que si estamos pagando por un servicio se nos maltrate. Ayer ya te lo decía por Twitter, yo estoy muy contenta con mi doctora, su asistente y el anestesiólogo, todos externos al hospital donde nació a mi hija que YO escogí porque pensé que era la mejor opción. Lo único que recibí fueron maltratos... no, nadie fue grosero conmigo si quieres, pero no me trataron bien y fueron las enfermeras y las políticas del hospital.

Lo único en lo que difiero un poquito es en la actitud, que veo prevalece entre muchísimas de las #mamastuiteras, de confiar en lo que nos dice una instructora de profiláctico, una maestra de yoga, una página de internet, una conocida, antes que confiar en los médicos. Me parece muy arrogante de parte de los primeros asumir que saben más que alguien que pasó por lo menos 12 años estudiando medicina y muchos años más ejerciéndola.

Tenemos que aceptar que los conocimientos los tienen ellos (y sí, hay de doctores a doctores, ahí es donde tenemos que escoger bien al profesional de la salud que nos atiende). A mí me molesta mucho que hasta la señora que vende bras de maternidad me insinúe que mi médico "me mintió"... ah ¿que ella sabe más? ¡POR FAVOR! Creo que los médicos tienen un largo camino que recorrer para recobrar la confianza de sus pacientes, y en efecto urgen cambios en protocolos y procedimientos, pero me parece injusta la actitud de siempre de que si algo sale bien fue gracias a Dios o a uno mismo (o a la maestra de yoga, ahora resulta), pero si algo sale mal SIEMPRE es culpa del médico. No olvidemos que ellos trabajan con base en estadísticas y estudios que tal vez a nosotros no nos importen pero a ellos sí, y tampoco se nos olvide que si algo sale muy mal, el que se va a la cárcel es él y no la maestra de yoga, así que al mínimo riesgo, toman decisiones que a veces no entendemos.

A veces también creo que muchas tenemos en la cabeza una imagen muy romántica del parto y es muy MUY duro cuando las cosas no salen como las soñaste, pero de ahí a pensar que somos malas mamás o no somos "tan" mamás como las que parieron naturalmente y en su casa... creo que no.

A mí me parece que eres una mujer y una madre estupenda y admiro mucho tu labor en favor de la lactancia materna (ya ves, hasta estoy convencida de intentarlo esta vez y por mucho es gracias a ti). Ser mamá es mucho más que el parto y los primeros días con tu bebé (que son PESADISIMOS para todas). Como te decía el otro día, no somos todas iguales y lo importante es que todas tengamos espacio para ser las mujeres y las madres que queremos.

¡Abrazos!

Liiii dijo...

cuando mi segunda niña nacio, tenia que ser cesarea por una placenta previa, nacio un 2 de enero a media noche, cuando la "doctora" anestesista llego, llego de muy mal humor, muy enojada, me trato terriblemente mal, yo abrace a la anfermera como si fuera mi mama, y la doctora me gritaba "no se mueva" "puede quedar paralitica si no le pongo esto bien" "deje de llorar" fue terrible, yo con miedo, mi embarazo de altisimo riesgo, prematuro para colmo y esta señora me gritaba! por eso entiendo lo que pasaste en el hospital.
ahora quiero agregar, que seguramente hubieras sido igual de buena mama y amado igual a tu niño aunque por razones ajenas o por salud no hubieras podido dar pecho, estoy segura que lo amarias con todas tus fuerzas =)puede ser que esa desconexion haya sido provocada por el mismo problema que te llevo a querer tener el parto en ese momento y la conexion se reactivo con el contacto de tu bebe.

Zulema dijo...

"Lo único en lo que difiero un poquito es en la actitud, que veo prevalece entre muchísimas de las #mamastuiteras, de confiar en lo que nos dice una instructora de profiláctico, una maestra de yoga, una página de internet, una conocida, antes que confiar en los médicos. Me parece muy arrogante de parte de los primeros asumir que saben más que alguien que pasó por lo menos 12 años estudiando medicina y muchos años más ejerciéndola."

A mi me parece aberrante que tengamos que confiar en 12, 15, 20 años de "estudios" científicos, en lugar de confiar en nuestro propio cuerpo, esos mismos científicos y estudiados que te dicen que tu leche no sirve y bla bla bla.

Muchísimas mujeres no están en sintonía con su propio cuerpo por miedo de tomar las riendas de su femeneidad, de su maternidad, de su poderío.

Afortunadamente cada vez mas mujeres van despertando.

Yote felicidito Patty porque desde un inicio supiste y defendiste lo que querías, la lactancia es un milagro, que cura muchas cosas y a la que nos aferramos como lobas porque es lo que es... una fuente de amor :)

ferchuni_88 dijo...

me hace acordar al mio y lloro :( ¿que es una rotura de membranas? como te la hacen?? saludos!

100% Mamá dijo...

Es que no me creo lo que leo, pero como pueden actuar asi!! que parto menos humanizado, que son animales acaso??!!!

Tengo la suerte que mis partos han sido muy distintos, que decir, completamente distintos, mi medico es totalmente en contra de cesareas, solo las hace como ultima medida, asi que por lo mismo nunca se me ha pasado por la mente una cesarea.

En Chile, lo natural es el parto, y nada de tomar yoga o cursos especiales para hacerlos, solo debes ser mujer y embarazada para que la primera prioridad sea un parto normal...

Lo bueno es que con la lactancia te reencontraste con tu hijo.

Felicidades por tan valiente testimonio....

Anónimo dijo...

hola sabes que en cualquier parte del mundo pasan estas cosas, ami me paso y realmente me tratron mal y hasta me humillaron despues , me ecahron la culpa de no saber ya que era madre primeriza . se me complico se me paso el parto, como no tenias fuerzas me sacaron ami bebe con forse . asi como dices gracias a eso le salvaron la vida ami bebe .pero tambien esta en la culpa del los profesionales , aunque no es facil tratar con tantas parturientas el mismo dia deben respetar alas mamas ya que no es un paso facil. `porque sicologicamente uno no esta preparado para ese trato en ese momento.

Aretusa dijo...

Olá, tudo bem!! Escrevo em português, pois não sei escrever em espanhol!
Também sou uma grande defensora da amamentação e penso que tem a ver por conta de meu parto ter sido uma cesárea desnecessária, assim como foi o da Patrícia, mas não tão violento, já que eu consenti.
Eu pensava que como eu já tinha tirado da minha filha a oportunidade dela escolher a hora de nascer, então cabia a mim fazer tudo para que ela mamasse e muito. Hoje já não fico mais tão triste, quando lembro do parto, mas não foi fácil e por muito tempo me sentia culpada e com raiva do
obstetra!
Penso que a cesárea deveria ser uma opção para os casos em que o parto normal não é possível, e não contrário.
Beijocas,
Aretusa, mamãe da Doce Sophia
P.S. Somos brasileiras!!!

Irene dijo...

Durante mucho tiempo me senti culpable por no haber sentido lindas cosas durante el parto (fue cesarea). La lactancia exitosa que tuve con mi primer hijo me curo muchas heridas y me pasa como a ti, la he pasado tan dificil que la defiendo con garras!
Gracias por compartir una historia que es mas parecida a algunas y distinta a otras ;).

eva dijo...

Al leerte revivo el parto de mi hijo y se me llenan los ojos de lagrimas. El mío fue muy largo tanto la dilatación como la expulsión y al final tuvieron que usar espátulas, y en el momento que salió mi hijo yo tampoco sentí nada, no lo reconocí. El pobrecito no podía respirar bien y me lo tuvieron que quitar y trasladar de hospital, no pude estar con el. Luego por mucho vinculo que yo quería tener era imposible, no sentía amor por mi propio hijo!!! Gracias a la lactancia yo tambien lo pude crear y ahora no puedo estar sin él. Cuando pienso en el parto aun me siento culpable de todo, pero poco a poco voy aceptandolo y espero algún dia poder hablar de el sin sentir ese dolor en el corazón. Gracias por compartir tu experiencia, porque somos muchas las que sufrimos y pocas las valientes que os atrevéis a decirlo.

eva dijo...

Al leerte, revivo el parto de mi hijo y se me llenan los ojos de lagrimas. El parto fue muy largo, 20 horas de dilatación para dilatar solo 3 cm y acabar con epidural y 2 horas de pujos para acabar con espátulas. Pues despues de todo al salir mi hijo no sentí nada, no lo reconocí... Quería un parto natural para sentir todo, y lo mas importante no lo sentí!!! El pobre no podía respirar bien y me lo quitaron para trasladarlo a otro hospital, no pude tenerlo encima, tocarlo, abrazarlo y no pudo tomar teta como era mi sueño... Gracias a dios Pau se recupero y pude darle teta. El primer momento que se enganchó fue maravilloso, lo había conseguido!!! Luego la lactancia fue dura los primeros días, pero luego ha sido lo mejor. Ahora he podido crear ese fuerte vinculo que yo deseaba. Pau tiene 7 meses y es un gusto ver como me abre la camisa cuando quiere teta, o cuando pone los ojos en blanco al engancharse... Son tantos los momentos inolvidables que pasamos juntos!!! Cuando recuerdo el parto aun me siento culpable, porque se que Pau no podía salir por mi culpa, lo quería conmigo y no lo dejaba ir. Poco a poco voy aceptandolo y perdonandome por ello y por no sentir el amor que ahora siento hacia el. Ahora me doy cuenta que no todas las mamas sienten ese vinculo con sus recién nacidos, y la verdad me alivia saberlo. Gracias por compartirlo con todas nosotras!!!!

AlexM dijo...

la verdad que me saltan las lágrimas de leer tu historia. Es una vergüenza que exista tanta violencia. Y encima hay que callar porque ellos saben y nos están salvando la vida. Me gustaría poder hacer algo para denunciar a toda esta violencia que la mayoría de la gente acepta sin más.
yo tuve un parto natural en casa, gracias a una asociación de gente maravillosa, comadronas profesionales que conocen y respetan los ritmos fisológicos. Me alegro saber que la lactancia te "curó" y fuen un éxito para tí y tu bebé.

Marisol Paredes dijo...

Hermosa historia que se repite en tantas madres, en parte de ella me identifico con mi primer parto, ese parto que nos roban, nos anulan como mujeres al cortarnos la "líbido materna" que se daría si fluyera la oxitocina natural que segrega nuestro cuerpo (hoy la industria lo hace descaradamente con lo animales), felizmente la RECONEXION con la líbido materna viene luego con la lactancia, las madres solo por experiencia propia podemos saber y confirmar que esto es cierto, por ello la LACTANCIA no solo es importante es IMPRESCINDIBLE en toda mujer que quiere seguir guardando ese lazo con su simbionte, por ello la LACTANCIA es el cordón umbilical en la EXTEROGESTACION.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana