Pin It

La Cesárea Asistida: Cuando la madre recibe en sus manos a su bebé



Una de las grandes quejas de las mujeres que han tenido que pasar por una cesárea, sea necesaria o no, respetada o no, es la separación inicial con el bebé. La sensación de que ha sido extraído de su cuerpo, recibido por otras manos y separado de ellas dejando un gran vacío. Muchas mujeres, cuyos testimonios de cesárea he leído o escuchado concuerdan en esa sensación de vacío, de ser meros testigos, de falta de participación, de desconexión.
Share


Para poner remedio a eso, ha surgido una nueva modalidad de cesárea que ha sido practicada ya con éxito, unas pocas veces en Australia. Se trata de la llamada cesárea asistida, y consiste en que luego de la incisión quirúrgica, obviamente realizada por el obstetra, la mujer que no es aislada visualmente a través de un campo, o sábana estéril de su vientre, estira las manos e interviene en el proceso de traer al mundo a su pequeño. La imagen que vemos arriba es la de una cesárea tradicional.

El procedimiento consiste en que luego del corte - previamente higienizadas las manos de la parturienta de forma rigurosa, como es debido hacerlo siempre antes de la realización de una cirugía, se le colocan guantes estériles, largos hasta los codos - para que luego de separadas las capas de piel, músculos y pared uterina, el obstetra asoma y posiciona la cabeza del niño y guía las manos de la mujer hacia su vientre para que pueda recibirlo y alzarlo ella misma y posteriormente colocarlo sobre su pecho.

El Dr. Gunnell, el obstetra que ha practicado este tipo de cesáreas con Naomi Chapman, matrona y madre de 3 hijos nacidos por cesárea refiere que "necesitamos ser extremadamente claros en que esta no es una buena alternativa a un parto vaginal", insistiendo en que la vía natural ha de ser siempre la de primera elección, dejando la cesárea como última alternativa en casos verdaderamente indicados. Además, nos dice: "no quiero que las mujeres elijan tener una cesárea simplemente porque puedan participar,".

Por razones médicamente justificadas, Naomi ha tenido a sus tres hijos por cesárea, pero ha querido tener una mayor participación en el nacimiento de su tercer hijo, Thomas, por lo cual ha solicitado a su equipo médico la realización de una cesárea asistida. El procedimiento ha sido todo un éxito y ella ha podido disfrutar de un mayor contacto piel con piel y del mágico momento de poder alzar ella misma a su hijo de su vientre con sus propias manos.


"Fue absolutamente increíble; yo estaba llorando antes de que comenzara porque era sumamente emotivo. Entonces, básicamente, los dos doctores que estaban allí ubicaron su cabeza en el lugar adecuado, pero yo fui la persona principal que tocó a nuestro hijo de primero y eso fue realmente increíble, porque no es lo que ocurre normalmente." refiere Naomi.

El Dr. Gunnell nos comenta que "Hablando con muchas mujeres acerca de este tema, he constatado que a muchas de ellas les asquea la idea, no les gusta el concepto de intervenir".

Para Naomi se trató de una oportunidad para que ella y su esposo Ed tuvieran la oportunidad de participar plenamente en el nacimiento de Thomas. "Tuve ese contacto piel con piel, toda esa conexión y ese nexo especial con él. Es increíble ser una de las primeras personas en tocar a tu bebé. Lo alcé y mientras lo hacía pude decir "Ay, Dios mío, tuvimos a un niño…" fue realmente para desbordarse de la emoción."

¿Y ustedes? ¿Qué opinan de esta posibilidad? ¿Se animarían en caso de requerir una cesárea o les desagrada la idea?

Más info (en inglés) aquí

Foto © Rune Hellestad/Corbis

5 opiniones:

Maria Alejandra Pulgar dijo...

Me habria encantado poder tener esta experiencia con mis hijos que nacieron por cesarea

Amor Maternal dijo...

Hola María Alejandra!

A que sí, debe ser una sensación hermosa :)

Un abrazo y gracias por pasar.

Louma

Anónimo dijo...

Hola:

Mi nena nacio por cesaria de emergencia. Suena bien, pero solo de ver la foto creo que yo no hubiera sido capaz de participar en ella.

Vero

Anónimo dijo...

Me hubiese encantado ser la primera en tocar a mi hijo tras la cesarea, yo solo lo toque con mi cara y mis labios(con besitos) ya que tenia los brazos atados(no se porque nos los atan) pero si me tocara una segunda cesarea seguramente se lo planteare al obstetra :)

Betu

Anónimo dijo...

Mi hijo nacio por cesarea, hasta el día de hoy creo que fue lo mejor, hace cien años sin este procedimiento probablemente uno de los dos no hubiera sobrevivido, durante mi embarazo me preparé para un parto natural; sin embargo, se presentaron problemas en el último mes, tuve la suerte de tener un ginecológo estupendo que siempre fue repetuoso, me planteó opciones y siempre consultó mi opinion, mi madre y mi esposo fueron un verdadero apoyo, a mi me da pena esas mujeres que siente que porque su hijo nació por cesarea algo estuvo mal, que estuvieorn forzadas (soy consciente que muchas veces es así)pero en mi caso ese procediento nos salvo, pero también quiero decir que estoy en contra de que se utilice irresponsablemente y a capricho de doctores y mujeres que no les da la gana pasar por un trabajo de parto; en mi caso se vieron todas opciones posible, a mi nadie me amarro, siempre estuve acompañada e inmediatamente me dieron a mi niño, también tuve a una comadrona especializada en lactancia que me aopoyo mucho para darle inmediatamente pecho al bebé. El punto es, si uno va aser intervenida, entonces que sea en un ambiente de respeto y donde los padres tengan una participación activa

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana