Pin It

Circuncisión ¡NO!: Tu hijo es perfecto




Aviso: Este artículo, sus imágenes y videos, pueden herir sensibilidades, lo cual no es mi intención, así que pido disculpas de antemano.
Share/Bookmark

La semana pasada hablábamos, en este artículo, acerca de las generalidades de la mutilación genital, tanto femenina, como masculina, y les comentaba que publicaríamos información más detallada acerca de la circuncisión. Nuestro propósito es el de informar, debido a que muchos médicos recomiendan esta práctica, a mi parecer barbárica y lamentable, a los nuevos padres de forma rutinaria, sin informar exactamente en qué consiste, sin mostrar fotos, ni hablar de consecuencias a nivel psicológico, físico, y emocional. En demasiadas ocasiones, estos nuevos padres, perpetúan la tradición familiar, religiosa o social de circuncidar a sus hijos, o confían ciegamente en la palabra de su médico, que muchas veces se está lucrando con esta intervención. Por esta razón, hemos pedido a Ana Isabel Chinchilla que traduzca este excelente artículo publicado originalmente en el blog Code name: Mama para los lectores de Amor Maternal.

Nuestro hijo perfecto

Aunque Kieran aún no ha llegado a esa fase en la que descubre el disfrute de su pene, sí que es consiente de su existencia. También puede distinguir entre “nennnee” y “nennaaa” y disfruta informando (a sus 21 meses) a cualquier desconocido de que los nenes tienen pene y las nenas tienen vagina. También es demasiado pequeño para que le importe el hecho de que voy a hablar de él en Internet. 

Kieran está intacto (léase “no circuncidado”).

Quizás les sorprenda que una de las principales razones por las que Tom y yo decidimos no circuncidar a Kieran haya sido el pensar en beneficio de su futuro placer sexual. Así es. De hecho tuvimos una conversación (antes de saber si Kieran era nennnee o nennaaa) sobre el hecho de que algún día, nuestro posible hijo nos daría interiormente las gracias (o quizá en voz alta, quién sabe lo que podría pasar en ese momento) por permitirle la bendición de tener todas las sensaciones que ofrece un pene. (Más información al respecto abajo) 

¿Otra de nuestras principales razones? Que la circuncisión no es necesaria en nuestro sistema de creencias.  Y os revelo el secreto de lo que hizo inclinar la balanza para Tom (yo ya me convencí en cuanto vi fotos y vídeos de lo que sucede en una circuncisión): estábamos en la última visita a la matrona, sentados hablando, y abordé el tema: “¿Podríamos hablar un poco de la circuncisión?”. Mi matrona levantó la mirada sorprendida y contestó: “Siendo dos personas que reconocen los beneficios de un parto natural y no medicalizado, de la lactancia materna inmediata y exclusiva, y de responder a las necesidades del bebé, me sorprende que podáis siquiera plantearos mutilar el pene de vuestro bebé”. Tom lo captó. 

Me gustaría compartir la información que he hallado sobre la circuncisión. Con demasiada frecuencia, los padres estadounidenses sufren la presión cultural de tener que cortar a sus hijos, pero los datos que quizá les llevarían a tomar una decisión contraria no están a su alcance. ¡El 46% de los padres recientes estadounidenses ni siquiera reciben información sobre la circuncisión de boca de un médico! Os animo a compartir esta publicación con vuestras amigas embarazadas y familia; las mejores decisiones son las decisiones informadas. 

Hay al menos cuatro grandes razones que las personas a favor de la circuncisión argumentan.  Voy a exponer cada una de ellas y os daré muchas más razones para dejar a vuestros hijos intactos. (Os ruego que leáis esto, aunque sea un poco largo. Si sois padres, no deberíais tomar la decisión de alterar el cuerpo de vuestro hijo salvo que estéis perfectamente informados al respecto. Si no sois padres, deberíais estar al tanto de la realidad de uno de los procedimientos médicos más realizados y más completamente innecesarios que los seguros médicos (y por lo tanto, tú) pagan. Si tenéis tiempo, deberíais ver el episodio de media hora de Penn & Teller sobre el tema (en inglés) : Part 1, Part 2, Part 3. Más de Penn aquí.)

Mito nº1: La circuncisión previene enfermedades.

Realidad: La circuncisión no impide recibir ni transmitir enfermedades de transmisión sexual (ETS). De hecho, el prepucio y sus membranas mucosas completas actúan como barrera contra las infeccones. (2) No existe relación entre pene intacto y cáncer (3)

La circuncisión no previene enfermedades: 

A pesar de la abrumadora falta de pruebas, los médicos llevan décadas afirmando que la circuncisión previene todo tipo de enfermedades: como el SIDA y la tuberculosis, cáncer y mala vista, epilepsia y retraso mental, y muchas más, algunas más increíbles que otras. A ningún otro procedimiento médico se le ha atribuido la prevención de una variedad tan amplia de enfermedades (4). En realidad, la circuncisión comenzó en Estados Unidos en la época Victoriana. ¿Su función? Castigar a los niños por masturbarse. Aún en los años 70, los libros de texto médicos recomendaban a los profesionales practicar “circuncisiones rutinarias como un método de prevención de la masturbación” (5) Estas son dos citas de médicos norteamericanos:

Un remedio contra la masturbación que casi siempre es efectivo en niños pequeños es la circuncisión. La intervención la debería realizar un cirujano sin administrar anestesia, ya que el breve dolor sufrido durante la intervención tendrá un efecto saludable sobre la mente, especialmente si se asocia con la idea del castigo. En féminas, el autor ha encontrado en la aplicación de ácido carbólico puro sobre el clítoris un excelente medio para disipar la excitación anormal. (6)

Para obtener los mejores resultados, uno debe cortar suficiente piel y membrana mucosa como para que queden bastante estiradas cuando más tarde surjan las erecciones. No debe quedar holgura en la piel cuando la herida haya curado totalmente, sino que debe quedar  bien ajustada al pene, ya que, de quedar alguna holgura, el paciente retomará su práctica sin lamentar el tiempo y energía extra que necesita para producir un orgasmo... Puede que no estemos seguros de habernos librado de la posibilidad de la masturbación, pero sí podemos confiar en que la hemos confinado dentro de los límites de lo peligroso. (7)

A medida que los estadounidenses se hacían más liberales en su actitud hacia el sexo, los defensores del corte necesitaron argumentos más efectivos que la prevención de la masturbación para promover la circuncisión, de ahí los alarmantes informes que decían que los hombres intactos tenían mayores posibilidades de contraer cáncer y ETS, más concretamente, el SIDA. 

El mito de que la circuncisión previene el cáncer se debe a Abraham Ravich, un urólogo neoyorkino que luchó implacablemente por la circuncisión obligatoria. Una de las mentiras más increíbles de Ravich (sin ningún tipo de prueba desde el punto de vista médico) es que “el prepucio provoca cáncer a cualquier parte del cuerpo con la que entre en contacto”. Creía en la existencia de un imaginario “virus del esmegma” que se desplazaba desde el prepucio para infectar a su dueño y a sus parejas sexuales. (8)

Más recientemente, se han publicado varios estudios (patrocinados, por cierto, por defensores de la circuncisión) que relacionan la circuncisión con menores tasas de VIH. (9) Para realizar estos estudios, los médicos circuncidaron a un grupo de africanos adultos. Tras un corto período de observación, los médicos llegaron a la conclusión de que los hombres circuncidados contraían el VIH en menor proporción que los hombres intactos. Lo que no se lee en estos estudios es que los a los recién circuncidados se les pedía abstinencia sexual después de que se les cortara el prepucio; esto, junto a la pronta finalización de los estudios, nos lleva a la conclusión de que estos estudios favorecían los hallazgos (predeterminados) de los defensores de la circuncisión. Si hubieran continuado más tiempo, probablemente habría muy poca diferencia o ninguna en la incidencia del VIH entre ambos grupos de hombres. Tampoco se ha dicho que estos mismos defensores de la circuncisión habían hecho estudios observacionales previos (en los que simplemente controlaron a hombres que ya estaban circuncidados; no los circuncidaron ellos). Estos estudios observacionales no pudieron demostrar ningún claro efecto protector de la circuncisión. (10)

La cantidad de virus presente en un cuerpo (llamada “carga viral”) “es la  principal  manera de predecir el riesgo de trasmisión del VIH... La circuncisión no reduce la carga viral[,]” por lo que la circuncisión es un modo ilógico de reducir las infecciones. Además, “[l]os Estados Unidos tienen la mayor tasa de infección del VIH y la mayor tasa de circuncisión del mundo industrializado. La circuncisión del hombre, por lo tanto, no puede suponer racionalmente una prevención contra la infección por VIH” (11)

Quedar intacto es beneficioso desde el punto de vista médico: 

De modo que si la circuncisión no previene la enfermedad, ¿hay algún beneficio médico para mantener el prepucio? ¡Sí, sí, sí! 

Protección: “Del mismo modo que los párpados protegen los ojos, el prepucio protege el glande [la “cabeza”] y mantiene su superficie suave, húmeda y sensible. También mantiene la temperatura, PH, e higiene ideales.”

Defensa inmunológica: “El glande dentro del prepucio produce proteínas antibacterianas y antivirales... las células plasmáticas del recubrimiento mucoso del prepucio secretan immunoglobulinas, anticuerpos que defienden de las infecciones”. 

Circulación adecuada: “La circuncisión interrumpe la circulación normal de la sangre por la piel del pene y su glande... la sangre que fluye por las arterias principales del pene se ve obstruida por la barrera del tejido cicatrizado del punto de incisión, creando un reflujo en lugar de abastecer las ramificaciones y redes capilares más allá de la cicatriz.” Este reflujo podría obstruir el paso de la orina, lo cual puede requerir de cirugía correctiva.

La circuncisión daña el cerebro en desarrollo:  . . . [L]a circuncisión tiene efectos dañinos a largo plazo en el cerebro en desarrollo, ya que altera negativamente los centros receptores del cerebro. Los niños circuncidados tienen un umbral de dolor menor que el de las niñas y que el de los niños intactos. Hay pruebas también de “unos niveles de daño neurológico más profundo y preocupante.”

Las consecuencias de la circuncisión: Uno de cada 500 bebés sufrirá complicaciones quirúrgicas a raíz de la circuncisión. “Estas complicaciones pueden llegar a ser sangrado incontrolable[,] infecciones fatales[,]” gangrena, bacterias patógenas que pueden conducir a infecciones y muerte, y el trágico error de amputar por completo o cauterizar el pene. (12)

Los penes circuncidados en realidad son más propensos a la infección: El prepucio actúa como un escudo del glande, protegiéndolo de la orina, heces, suciedad y bacterias (en especial durante los años en que se usa pañal). Un hombre circuncidado no tiene esta protección, de modo que será más propenso a sufrir infecciones e irritaciones, también del tracto urinario. (13)

¿La moraleja del mito de la prevención de enfermedades? Por favor, por favor, no circuncidéis porque creéis que podéis mejorar la salud de vuestro hijo. Eso simplemente no es verdad: en realidad, la estaríais dañando

Mito nº2: La ciruncisión es más higiénica y más fácil de cuidar.

Realidad: Un pene natural no requiere de cuidados especiales. De hecho, un pene circuncidado es en realidad menos  limpio que uno intacto. (14)

El periodo que sucede inmediatamente a la circuncisión es peligroso para el pene del recién nacido. La herida que deja la operación es considerable: “[n]o sólo el punto de unión circular entre las capas internas y externas de la piel restante. Antes de circuncidar a un niño es necesario separar la piel del glande, literalmente despellejándolo vivo. Esto crea un área grande y descubierta de piel sangrante, cubierta con suerte con una capa de proto-mucosa sin desarrollar.  Los gérmenes pueden entrar con facilidad al tejido dañado y la corriente circulatoria a través del glande en carne viva, o incluso más fácilmente, a través de la incisión misma. Incluso tras la curación de la herida, el glande expuesto y el meato se ven forzados a un contacto constante y antinatural con orina, heces, pañales tratados químicamente y otros contaminantes.” (15)

Como se ha mencionado anteriormente, el pene cortado de un bebé tiene más posibilidades de infectarse o irritarse, porque no tiene el prepucio protector con el que nació. Un pene intacto no necesita de cuidados especiales. 

Una lección rápida de anatomía: el prepucio y el glande (la “cabeza” del pene) se desarrollan como un solo tejido. De hecho están unidos el uno con el otro, así que la circuncisión es similar a arrancar la uña de la carne. Al crecer un niño intacto, las células epidérmicas del prepucio se mudan y se reemplazan por nuevas: esto es el esmegma, que algunos padres observan en sus hijos en forma de pequeñas perlitas blancas durante la infancia. Pero a pesar de lo que afirman ciertos consejos, los padres no tienen que hacer nada para limpiar el pene de un niño. No uséis bastoncillos de algodón ni toallitas especiales, no toméis medidas especiales para irrigar el pene y nunca, nunca retraigáis la piel del prepucio. Aseguráos de que cualquiera que le vaya a cambiar los pañales sepa que no debe retraer el pene. En cada visita al doctor, recordad al doctor que no le retraiga, antes de que él o ella siquiera toque a vuestro hijo. La retracción sucederá sola: puede que cuando tenga 5 años, o puede que no hasta la adolescencia. Tras la pubertad, los chicos intactos aprenderán a retraer el prepucio cuando se bañan. (16)

Mito nº3: Mi religión nos dicta que circuncidemos.

Realidad: Si eres cristiano, estás libre de la obligación de circuncidar del Antiguo Testamento. Si eres judío o musulmán, hay muchos argumentos en contra de esta práctica que merecen tu atención.

La obligación de circuncidar del Antiguo Testamento se revocó en el Nuevo testamento: la crucifixión de Jesús anuló la vieja ley que exigía a los creyentes que derramaran sangre de animales o de sus hijos. (17)

En Génesis 17, Dios exige a sus creyentes que sigan unos estrictos mandamientos, entre ellos la circuncisión. La circuncisión era un acto simbólico de fe y pertenencia. El acto de fe cambió en el Nuevo Testamento: ahora los creyentes ya no tenían que marcar sus cuerpos y seguir reglas estrictas para ser siervos de Dios. En lugar de ello, los creyentes son hijos de Dios “por la fe en Jesucristo”. (18) Pablo enfatizó la fe, y no la adhesión a la antigua Ley, como llave de la rectitud. (19) Pablo respondió a la cuestión de la circuncisión en Gálatas: el rito de la circuncisión no es necesario para la salvación, ya que “en Cristo”, todos se justifican mediante la fe. (20)

Los cristianos creen que los niños son formidable, maravillosa y perfectamente creados. Si Dios nos crea perfectos y a Su imagen y semejanza, ¿qué derecho tiene un padre cristiano a cortar una parte del cuerpo de su hijo? 

Un número cada vez mayor de familias judías elige una ceremonia más pacífica para cumplir sus obligaciones espirituales en lugar de someter a su hijo a una intervención traumatizante. (21)

No voy a fingir que soy una experta en asuntos espirituales judíos. Sin embargo, tras haber investigado el tema para escribir este artículo, detallaré varios argumentos en contra de la circuncisión que he visto repetidos en diferentes páginas web. 

Muchos padres judíos sienten presión cultural para realizar el bris, pero quizá no sepan que cada vez más padres judíos renuncian a esta tradición. Ya que muchos judíos no son tradicionales, muchas de las  circuncisiones que se realizan son por motivos meramente culturales (para conservar la “identidad”, para asegurar la supervivencia del pueblo judío) (22), pero existen otras consideraciones que a los padres judíos les podría resultar interesante investigar. Por ejemplo, “la Toráh prohíbe torturar o causar dolor a ninguna criatura viviente” (23). Es más, si no lleváis un estilo de vida Ortodoxo, no tiene mucho sentido que mantengáis el precepto de la circuncisión si no cumplís el precepto que dice que la carne no debe comerse con productos lácteos (por ejemplo) (24). “Incluso entre los tradicionalistas se han cambiado las leyes religiosas y costumbres debido a que se han reconsiderado y a que el entorno social evoluciona” (según la Toráh, “desobedecer obstinadamente a los padres” se puede castigar con la muerte; evidentemente, esto ya no es así)  (25)

Quizá el dato más interesante sobre la circuncisión y la religión judía es cómo ha cambiado la circuncisión desde el Antiguo Testamento. La intervención descrita en el Antiguo Testamento dejaba gran parte del prepucio intacta: en otras palabras, el glande no quedaba al descubierto. Esto cambió hace varios siglos debido a la disensión entre judíos y griegos. Los griegos, que consideraban la circuncisión un símbolo de vulgaridad, rechazaban y perseguían a los judíos. Los judíos que querían integrarse en la cultura griega ocultaban sus penes circuncidados, lo cual impulsó a los rabinos a exigir una circuncisión más drástica, llamada periah. “La Periah consiste en arrancar y cortar el prepucio por completo...”  Esta es la circuncisión que se practica en los Estados Unidos hoy en día. (26)

Los padres judíos de hoy exploran las posibilidades para cumplir las obligaciones sagradas sin mutilar a sus hijos. Una de esas posibilidades es el Bris B’lee Milah, que concede “las obligaciones espirituales y comunitarias de la circuncisión judía” en una ceremonia más amable. (27)

El Corán no menciona la circuncisión. (28)

Aunque los musulmanes son el colectivo más grande del mundo que es partidario de la circuncisión, en el Corán no hay referencia a ella, sino que parece ser que su cultura secunda el mito de la “limpieza” como principal motivo para circuncidar a sus hijos. Mis conocimientos sobre la religión musulmana son todavía más escasos, así que os redirijo a esta página en inglés, que contiene citas relevantes del Corán. (29)

Mito nº4: Mi hijo debería tener el mismo aspecto que su padre (también conocido como el argumento de los vestuarios o locker room argument).

Realidad: Las tasas de circuncisión han descendido en Estados Unidos, así que tu hijo tiene las mismas posibilidades de parecerse a su vecino intacto que las de parecerse a su padre circuncidado.

Probablemente, el motivo con menor sentido común sea “mi hijo tiene que encajar”. No es solamente que la circuncisión esté en declive en Estados Unidos,  sino que cortarle el pene a tu hijo por razones meramente estéticas es una insensatez. Sería tirarle piedras sobre su propio tejado. De todos modos, el número de circuncisiones está en descenso: hoy en día tan sólo el 57% de los padres decide circuncidar. (30)

Un motivo relacionado es el de “yo conozco a un chico al que tuvieron que circuncidar a los 25 años por [insertad aquí una afección rara]”. Esto es como decir “tuve una tía abuela con cataratas y la tuvieron que operar de los ojos, así que he hecho que le extirpen los cristalinos de los ojos a mi hija en cuanto salió del útero. No tiene sentido prolongar su sufrimiento.”  ¿¡Qué!?

Unas cuantas razones más para mantener a tu hijo intacto:

Por si lo ya expuesto no os convence, dejadme daros unas cuantas razones más para dejar a vuestro hijo en el mismo estado en que nació.

1) SEXO. Ah, el sexo. Vamos a listar unos cuantos datos breves: 

Sensibilidad erógena: El prepucio es tan sensible como las puntas de los dedos o los labios de la boca. Alberga una mayor variedad y concentración de receptores nerviosos especializados que cualquier otra parte del pene. 

Cobertura durante la erección: Cuando se produce una erección, el cuerpo del pene se vuelve más grueso y más largo. La doble capa del prepucio proporciona la piel necesaria para albergar el órgano expandido y para permitir que la piel del pene se deslice con libertad, suavidad y placenteramente sobre el cuerpo del pene y el glande.

Funciones sexuales de auto-estimulación: El repliegue de doble capa del prepucio permite a la piel del cuerpo del pene deslizarse hacia delante y hacia atrás sobre el cuerpo del pene. El prepucio normalmente se puede deslizar hacia atrás por completo o casi por completo hasta la base del pene y también hacia delante más allá del glande. Este amplio margen de movimiento es el mecanismo por el cual se estimula el pene y los detonantes del orgasmo en el prepucio, frenillo y glande.

Funciones sexuales durante el coito: Una de las funciones del prepucio es favorecer un movimiento suave y sin molestias entre las superficies mucosas de ambos amantes durante el coito. El prepucio permite al pene deslizarse dentro y fuera de la vagina de una manera no abrasiva, dentro de su propio repliegue resbaladizo de piel móvil y auto lubricante. La mujer es estimulada por la presión en movimiento en lugar de por la fricción solamente, como sucede cuando no hay prepucio. 

El prepucio propicia la intimidad entre los amantes al envolver el glande y mantenerlo como un órgano interno. El acto sexual se enriquece cuando el prepucio se desliza hacia atrás y permite que el órgano interno masculino, el glande, se encuentre con el órgano interno femenino, el cervix; un momento de suprema intimidad y belleza. (31)

La realidad es la siguiente: pregúntale a cualquier hombre que haya tenido relaciones sexuales de ambas maneras, y obtendrás una respuesta rotunda: el sexo es muchísimo mejor con un pene intacto. (32)

2) La circuncisión es cruel. ¿os acordáis de que he dicho que me convencí después de ver fotos y vídeos? Permitidme que comparta algunos con vosotros (os advierto de que a veces son muy gráficos, pero si como sociedad estamos dispuestos a imponer esta intervención a nuestros hijos, deberíamos estar dispuestos a ver lo que realmente sucede:)

Comparad un pene sano e intacto



con uno circuncidado.




Una detallada explicación de la curcuncisión, en inglés. Se puede traducir con Google translate.



3) Es más fácil circuncidar, si es necesario hacerlo, después de que haya retracción [natural].

Tal y como expliqué en el Mito nº2, el prepucio y el glande están unidos al nacer. Después de un periodo de varios años, el prepucio se retraerá de forma natural. Si existe alguna razón médica o personal para circuncidar, la decisión debería tomarla un hombre informado (y sus padres, si es menor de edad). Es más, hay menos riesgo de daños en una circuncisión a un adulto, y un chico mayorcito puede elegir diferentes formas de analgesia. ¿Sabías que hasta el 96% de bebés son circuncidados sin analgesia? Así es. La parte más sensible de sus cuerpos es “arrancada a la fuerza del pene, abierta con una incisión, aplastada y recortada” sin nada para reducir el dolor. (33)

(4) Es sexista y degradante para los hombres. El equivalente a la circuncisión en la mujer, la mutilación genital femenina, (también conocida como “ablación del clítoris”), es ilegal en los Estados Unidos y en muchos otros países. (34) Los países más progresistas reconocen que la circuncisión masculina es también mutilación genital, y sus asociaciones médicas no recomiendan ni toleran esta práctica. (35)

(5) La circuncisión puede interferir con la lactancia materna y el establecimiento del vínculo materno filial. Debido a que los bebés circuncidados sufren dolores durante un largo período tras esta estresante intervención, los estudios han mostrado que algunos niños son simplemente incapaces de succionar leche del pecho de su madre. Las madres que rechazan esta práctica tienen mayores posibilidades de establecer una lactancia saludable. (36)

(6) La circuncisión hace ganar mucho dinero a los médicos. El seguro médico y Medicaid, el seguro del gobierno en Estados Unidos, cubren la circuncisión en la mayoría de los estados. Hay estudios que demuestran que los médicos cobran más por la intervención en los estados en los que está cubierta por Medicaid (y en los que por lo tanto los médicos tienen garantizado el pago). No sólo hacen dinero fácil con la intervención en sí, sino que podrían aprovechar y vender el prepucio de tu recién nacido a empresas privadas a cambio de pingües beneficios (varias empresas utilizan las células del prepucio para elaborar  caras cremas anti arrugas, entre otras cosas). (37)

(7) Una vez que toméis la decisión de circuncidar a vuestro hijo, nunca podréis echaros atrás. Si no estáis seguros, esperad. Más del 80% de los padres se arrepienten de circuncidar a sus hijos; puedes leer algunos relatos en primera persona aquí, en inglés. (38)

Si habéis leído hasta aquí, os doy las gracias. Estoy segura de que nunca os arrepentiréis de tomar una decisión informada, ni tampoco de esperar para circuncidar si no estáis seguros. Vuestro hijo os agradecerá algún día que le dejarais intacto y perfecto, tal y como fue hecho.


Finalmente, sólo me queda agradecerle a Ana por la traducción, y pedirles por favor que nos ayuden a difundir esta información. Como comentábamos en la entrada anterior, la circuncisión infantil, constituye una violación de los derechos humanos del niño, cuyo cuerpo es alterado sin su consentimiento. 

¿Y ustedes? ¿Han circuncidado a sus hijos? ¿Estaban informados cuando lo hicieron? ¿Han cambiado de parecer?
Intactivism Intact Intactivist
Foto © Loop Delay/Westend61/Corbis


(1) Fleiss, Paul, M.D. “What Your Doctor May Not Tell You About Circumcision” en xi (2002) (“Fleiss”)
(4) Mothering
(5) Mothering; ver también Fleiss en 148.
(6) http://www.cirp.org/pages/whycirc.html (citando a Kellogg, John Harvey, M.D., “Treatment for Self-Abuse and its Effects, Plain Fact for Old and Young” en 295 (1888))
(7) http://www.cirp.org/pages/whycirc.html (citando a Spratling, E.J., M.D., “Masturbation in the Adult,” Medical Record, vol. 48 no. 13 en 442-43 (Sept. 28, 1895))
(8) Fleiss en 131-32.
(10) HIV Statement
(11) HIV Statement (citando a  Quinn TC, Wawer MJ, Sewankambo N, al., for the Rakai Project Study Group. Viral load and heterosexual transmission of human immunodefficiency virus type 1. N Engl J Med 2000;1342:921-29. [Abstract])
(12) Mothering (se omiten las citas)
(13) http://www.cirp.org/library/normal/aap/ (“Infant Care”); ver también Mothering.
(14) Mothering
(15) Mothering
(16) Infant Care
(17) Gálatas 2:15-16: “Nosotros Judíos naturales, y no pecadores de los Gentiles, Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para que fuésemos justificados por la fe de Cristo, y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley ninguna carne será justificada”; ver también http://www.sentex.net/~tcc/gal.html (“Paul’s Answer”) y http://www.udonet.com/circumcision/christian.html (“What the Bible Says”)
(18) Gálatas 3:26-29: “Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis vestidos. No hay Judío, ni Griego; no hay siervo, ni libre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente la simiente de Abraham sois, y conforme á la promesa los herederos.”; ver también http://www.cirp.org/pages/cultural/peron1/ (“Christian Parents”)
(19) Gálatas 3:24, 5:5, 22-23; ver también Paul’s Answer
(20) Paul’s Answer; ver también What the Bible Says and Christian Parents
(22) http://jewishcircumcision.org/spectator.htm (“Circumcision: A Source of Jewish Pain”) La circuncisión para perpetuar la cultura judía está mal enfocada: no sólo se circuncidan en Estados Unidos el 60% de los niños no judíos, sino que “los musulmanes son el grupo más grande del mundo que circuncida a los niños” http://www.circumstitions.com/Islam.html (“Islam and Circumcision”); ver también Bris B’lee Milah
(23) Circumcision: A Source of Jewish Pain (citando a Donin, H., To Be a Jew at 56 (1972))
(25) Circumcision: A Source of Jewish Pain (citando a Deuteronomy 21:18-21)
(27) Bris B’lee Milah
(28) Islam and Circumcision
(29) Islam and Circumcision
(31) Mothering
(38) Fleiss en xi.

8 opiniones:

LILIANA dijo...

Asi es, no desesperen, el prepucio como se explico en el artículo cede progresivamente. yo tengo un varon de 10 años y mi bebé de 2 y no he tenido ningun problema con ello. Higiene nada mas... Excelente información.

Amor Maternal dijo...

Ciertamente Liliana, lamentablemente sigue habiendo gran cantidad de profesionales que no se reciclan, o que continúan indicando circuncisiones en recién nacidos, esperemos que las cifras sigan cayendo...

Gracias por pasar y comentar, un abrazo,

Louma

Broken Fortune Cookie dijo...

Qué interesante artículo Louma. Yo hace muuuuucho tiempo, desde antes de siquiera planear ser mamá, ya tenía medio decidido que no circuncidaría a mis hijos porque mis papás no circuncidaron a mi hermano. Ambos son médicos y me dijeron que investigaron mucho al respecto y no encontraron una sola razón válida para hacerlo; además de que a mi pobre papá le tocó la época en la que en México les dio por circuncidar a los niños mayorcitos y el pobre, de once años, pasó por la circunsición y jura que fue HORRIBLE, traumático y doloroso, razón por la cual tampoco quiso someter a mi hermano a eso. Lo único que mencionaron es que hay que enseñarles a tener buena higiene si no están circuncidados y ya.

Mi esposo está circuncidado, dice que porque le tocó la época en la que eran rutinarias, pero mi hijastro no lo está y si tenemos un niño en este embarazo estoy segura que tampoco lo circuncidaremos. El tema no es que nos apasione ni mucho menos, no te voy a mentir, no pensamos demasiado en ello, simplemente lo hemos platicado un par de veces de manera muy corta y los dos, con total desapasionamiento, opinamos que mejor no.

Quisiera agregar otra cosita aunque me da un poco de pena... antes de casarme tuve parejas tanto intactas como circuncidadas y la realidad es que no encuentro NINGUNA diferencia entre los dos (salvo la visual, por supuesto); pero sí creo que la circunsición es una práctica más extendida en todo el continente americano que en Europa, así que sí me sorprendí un poco con mi primera pareja europea, pero después ya no le presté más atención. Lo digo porque, si están pensando como mamás en que no quieren que nadie rechace sexualmente a sus hijos, no tienen que preocuparse, la mujer que los quiera los querrá sin fijarse en algo taaaan poco importante.

LA TETA REINA dijo...

Dios!, se me ha borrado todo el comentario gggrrrr

Bueno resumiendo (la última foto me ha matado), te comentaba que me parece interesantísimo el post.

Sinceramente, me ha sorprendido la sarta de sandeces que argumenta el personal para realizar una cirugía de ese tipo. En concreto lo de la masturbación o la estética me parece ya el sumun de la majadería, pero en fin.

Curiosamente mi caso es la postura contraria que expones.
Nosotros no queremos que se le practique esa cirugía, pero la pediatra nos da la alternativa si en un futuro surge la posibilidad de que pueda producirse una fimosis.
Algo que me atormenta, sobre todo teniendo el caso de su padre tan cerca, al que tuvieron que operar dos veces y cuyo testimonio sobre la experiencia no tiene desperdicio.

Lo que no sé es si exiten alternativas a esa intervención en caso de que se diera esa circunstancia.
Ahora nos recomiendan que no hagamos nada (no retirar la piel hacia detrás) pero como en todo lo relacionado con la pediatría (y esto no iba a ser menos) en este caso tampoco se ponen de acuerdo con que criterio seguir.

Saludos.

EL BLOG DE NOEMI VICTORIA dijo...

Dios mío, que mutilación tan grande. A mi me hicieron una episotomia (que para mi es otra mutilación genital más, además sin mi consentimiento en mi primer parto) y sufrí, y fue hecha con anestesia, y me quería morir del dolor. Como es posible que se le haga esto a un bebe indefenso que no puede defenderse?, que encima se lo hagan sin anestesia? y todo por qué? prejuicios, razones religiosas tabús, ignorancia?...ahhhhhh que rabia siento, y me apetece llorar de solo pensar en todos los bebes y ninos que habrán pasado por ello.
Que responsabilidad tan grande nos da Dios al otorgarnos la bendición de un hijo, y con que derecho nos creemos nosotros como padres para decidir en algo así que al fin y al cabo no lleva a ningún lado.
Buenisimo el post Louma, y sí, tu hijo es perfecto, creado como dice el articulo, a imagen y semejanza de Dios. Si la naturaleza ha proveído a tu bebe de esa piel, es porque es necesaria, y sin duda es lo mejor.

Anónimo dijo...

Buenísimo el artículo! Yo por suerte soy de una religión y una región en que la circuncisión no se practicam por lo que no es un tema para tener en cuenta, ni siquiera se nos pasa por la cabeza...

Anónimo dijo...

Excelente artículo.. Muy completo. Particularmente considero que la circuncisión no debe ser realizada en recién nacidos o niños muy pequeños, sino en adolescentes o adultos con capacidad de entender lo que sucede, sus beneficios y desventajas, y de tomar la decisión sobre su cuerpo, ya que existen tratamientos para los problemas que pudiesen encontrarse sin llegar a la cirugía, hay quienes la recomiendan por higiene, en estos días leí que decían que si es por higiene entonces se le deberían sacar los dientes para prevenir que restos de comida queden entre ellos, o si es por prevenir cáncer o enfermedades futuras, entonces debe extraérsele los pulmones o estómago para prevenir estos tipos de cáncer.. El prepucio tiene miles de terminaciones nerviosas que se eliminan al realizarla, y está allí por algo, sino no se naciera con él. Todo tiene su función, entre otros, de proteger el glande, ya que sin él el roce con la ropa interior incomoda. Además de tomar en cuenta que es el cuerpo del niño y es quien más adelante debería tomar la decisión, no debería ser decisión de nadie más, evitándole así incomodidades futuras, posiblemente hasta psicológicas, ya que el hecho de que le hagan sentirse diferente sin posibilidad de revertir dicho método quirúrgico, el cual no tuvo oportunidad de opinar y mucho menos decidir. Y hablo en mi nombre personalmente, y en el de miles que sufren psicológicamente y emocionalmente por esta situación.

Carlos dijo...

Tengo una duda sobre algo que no está incluido en el artículo. ¿Cuándo y cómo sabremos si la circuncisión es necesaria? Me refiero a la fimosis, claro.
Gracias

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
 
Diseño © 2009-2014 BlogDesign.es - Textos © 2009-2014 Louma Sader Bujana